Público
Público

Ortega logra la reelección con una aplastante victoria en Nicaragua

Su máximo rival, el liberal Fabio Gadea, le acusa de haber cometido un "fraude de proporciones inauditas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Daniel Ortega cerró el guión de las elecciones presidenciales de Nicaragua tal y como lo había previsto: arrasando. El líder sandinista rozó el 63% de los votos con el 85,8% escrutado, suficiente para ser declarado oficialmente vencedor por el Consejo Supremo Electoral . 'Esta es una victoria del cristianismo, del socialismo y de la solidaridad', se congratuló Rosario Murillo, mujer del ganador y jefa de su campaña.

Su máximo rival, Fabio Gadea, logró el 30,96% de los apoyos. El candidato liberal no reconoció los resultados y acusó al Consejo Supremo Electoral y a Ortega de cometer un 'fraude de inmoralidad y proporciones inauditas'.

La fiesta sandinista se prolongó toda la madrugada. Música, petardos y mucho alcohol, que contrastaban con las quejas de los distintos observadores nacionales e internacionales. El socialista español Luis Yáñez, jefe de la misión de la Unión Europea, denunció que 20 de sus 90 integrantes tuvieron dificultades para realizar su trabajo. Dos de ellos, incluso, fueron maltratados, aseguró.

La misión de la Organización de los Estados Americanos (OEA) adelantó que se habían producido anomalías, para bajar el tono horas después, pese a que no les habían dejado participar en la apertura del 20% de las mesas. Más beligerante fue el organismo local Hagamos Democracia: 'El proceso electoral fue bochornoso'.

Ortega presidirá Nicaragua por tercer mandato, el segundo de forma consecutiva, pese a lo establecido por la Constitución, convirtiéndose en el primer presidente reelegido. La alianza del sandinista con la iglesia católica, Chávez y el expresidente alemán (que restó votos a los liberales) se demostró tan imbatible que ha cambiado la historia política del país.