Publicado: 03.05.2014 10:02 |Actualizado: 03.05.2014 10:02

La OSCE anuncia la liberación de los inspectores europeos retenidos por los prorrusos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) ha confirmado este sábado la liberación de los seis inspectores militares europeos y el intérprete secuestrados hace una semana por fuerzas prorrusas.

"Los observadores militares han sido liberados, pero no vamos a hacer ningún comentario más hasta que no lleguen a un lugar seguro", ha declarado la portavoz de la OSCE Natacha Rajakovic. Por su parte, el enviado especial de Rusia, Vladímir Lukín ha confirmado esta información a la agencia oficial de noticias rusa, RIA Novosti.

Ponomaryov: "Tal y como les prometí, celebramos mi cumpleaños ayer y fueron puestos en libertad"

"Las doce personas que estaban en mi lista han sido puestos en libertad", ha hecho saber Lukin. Junto a los observadores han sido puestos en libertad cinco oficiales ucranianos que les acompañaban en el momento de su captura. 

De hecho, incluso el autoproclamado alcalde de Slaviansk ha ratificado la liberación de los detenidos. "Tal y como les prometí, celebramos mi cumpleaños ayer y fueron puestos en libertad. Tal y como dije, han sido mis invitados", declaró Viacheslav Ponomaryov en comentarios a la agencia de noticias Reuters.

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, ha agradecido "de corazón" el esfuerzo y el trabajo realizado para liberar a los observadores de la OSCE retenidos en Ucrania por el enviado del presidente ruso.

Steinmeier, que compareció en la sede del Ministerio junto a la titular de Defensa, Ursula von der Leyen, agradeció el "compromiso personal" de Lukín y también el de aquellos que, desde Rusia, utilizaron su influencia sobre los milicianos separatistas para facilitar la liberación del equipo.

Se espera que los 7 lleguen a Alemania durante la noche de este sábado

No citó en su declaración ante la prensa al Gobierno de Moscú o al presidente ruso, con quien Merkel habló en varias ocasiones durante los últimos días para intentar poner fin a la detención de los observadores en el bastión separatista de Slaviansk, en el este de Ucrania.

El Gobierno alemán ya ha enviado a Ucrania un avión militar en el que se espera que regresen durante la noche del sábado a Berlín los cuatro alemanes miembros del equipo de observadores -tres militares y un intérprete- junto a sus colegas: un polaco, un danés y un checo.

Von der Leyen explicó que ha invitado a los ministros de Defensa de esos países para que puedan recibirles esta noche en el aeropuerto de Tegel de la capital, donde también esperarán los familiares.

Las milicias prorrusas de Slaviansk, bastión de la sublevación contra Kiev en el este de Ucrania, ya anticipaban durante la mañana la liberación de los inspectores, que no pertenecen a la OSCE pero viajaron a Ucrania bajo el amparo de esa organización, encargada de supervisar la aplicación de los Acuerdos de Ginebra. "Los voy a liberar. Son mis invitados y no quiero que resulten heridos", prometía el alcalde Ponomariov a la agencia Interfax.

Putin critica a los inspectores por no coordinar su llegada a Donetsk con los prorrusos Los insurgentes prorrusos acusaban a los inspectores (tres alemanes, un polaco, un danés y un checo, además de un intérprete alemán) de espiar para la OTAN.

El presidente ruso, Vladímir Putin, envió a esa ciudad ucraniana al diplomático y defensor de los derechos humanos, Vladímir Lukin, para lograr la liberación de los secuestrados, después de recibir una llamada de la canciller alemana Angela Merkel, pidiendo su ayuda para lograr la excarcelación de los inspectores.

Sin embargo, Putin también criticaba la actuación de los inspectores militares por no coordinar su llegada a la región minera de Donetsk con los insurgentes prorrusos, que controlan varios edificios gubernamentales.

El secretario general de la OSCE, Lamberto Zanier, llegó esta semana a Kiev para agilizar las negociaciones para la liberación de los europeos.

Los insurgentes pusieron de inmediato en libertad a uno de los inspectores, el sueco Thomas Johansson, por motivos de salud y por el hecho de que su país no es miembro de la OTAN.

Occidente había instado a Rusia a ejercer su influencia sobre las milicias prorrusas para que liberasen a los secuestrados, a lo que Moscú respondió que su ascendencia sobre los insurgentes es mucho menor de lo que se cree.