Público
Público

La OTAN espera que la ofensiva dure, al menos, un mes

Mandos de la alianza confirman que limpiar el bastión talibán de Marjah puede llevar semanas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Llevará semanas tomar el bastión talibán de Marjah. Así lo han afirmado fuentes de los marines estadounidenses, según informa la cadena norteamericana NBC, que recalcaron que no significa 'necesariamente que sean intensos combates' pero que 'probablemente lleve 30 días' concluir la operación.

El general Larry Nicholson, citado por la cadena, asegura ser 'cautelosamente optimista sobre la posibilidad de terminar antes de ese plazo'. Nicholson espera que las fuerzas de la alianza tengan que hacer frente durante ese período a 'ataques esporádicos de pequeños grupos' de insurgentes. 

La OTAN considera 'positivas' las noticias sobre la mayor ofensiva militar en Afganistán desde el inicio de la invasión en el año 2001. El representante civil de la Alianza Atlántica, Mark Sedwill se ha congratulado con los primeros resultados de la operación, aunque asegura que es pronto para valoraciones finales. 

En el mismo tono se ha expresado el portavoz de las tropas británicas, Gordon Messenger, quien se ha mostrado satisfecho con la primera jornada de la ofensiva. 'Se han alcanzado objetivos clave con la mínima interferencia', aseguró el portavoz, quien también indicó que tras el ataque 'los talibanes parecen confundidos'. Aún así, Messenger no da por derrotados a los talibanes y advierte que 'en un par de días' podrían 'tomar aliento y prepararse para salir' a recuperar su bastión.

Por su parte, el ministro británico de Defensa, Bob Ainsworth, aseguró a la cadena británica BBC que el objetivo principal de la operación iniciada el sábado es 'ganarse a los afganos'. 'La prueba auténtica es saber si podemos seguir controlando el territorio y si podemos dar seguridad a la población', afirmó. El ministro considera además que lo que hay que hacer con los afganos es 'ganar sus mentes y sus corazones'.

Ainsworth se sumó al entusiasmo de la OTAN al afirmar que 'las cosas están yendo extremadamente bien' y que la ofensiva es 'un plan bien pensado y bien aplicado'. También dijo entender la preocupación de la población del sur de Afganistán y su reticencia a colaborar con las fuerzas aliadas por el temor de represalias posteriores de los talibanes. 'Estarán preocupados de que no nos quedemos, de que no sigamos dándoles seguridad, así que tendrá que pasar algún tiempo y nosotros tendremos que ganar su confianza. Ahí es donde se va a producir el examen de verdad en los próximos meses', aseguró.

Por el momento no se han registrado bajas entre la población civil, que ha huido a los desiertos de alrededor o a la capital de la provincia, Lashkar Gah, a unos 40 kilómetros.

Sin embargo, pese a las buenas sensaciones en el seno de la OTAN, las cosas no son tan fáciles en Afganistán. Una pequeña ceremonia de izado de bandera en la región de Marjah ha provocado un intercambio de disparos entre los milicianos radicales y las tropas de la alianza. 

'Siempre soñé en izar la bandera de Afganistán sobre Marjah', aseguraba orgulloso un soldado afgano de 22 años durante la ceremonia, que fue controlada por los marines estadounidenses.