Público
Público

La OTAN exige a Siria que frene las agresiones a Turquía

La Alianza Atlántica muestra su apoyo al estado miembro y considera que los proyectiles lanzados sobre territorio turco suponen una violación del derecho internacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La OTAN mostró hoy su apoyo a Turquía tras el ataque con obuses desde territorio sirio que causó la muerte de cinco civiles e hirió a 13 personas, al tiempo que exigió a Damasco el fin de sus 'flagrantes' violaciones del derecho internacional. Los embajadores de los veintiocho países aliados, reunidos de urgencia en Bruselas para analizar la situación, aseguraron que las acciones sirias suponen un 'peligro claro y presente a la seguridad' de un Estado miembro como Turquía.

'En el espíritu de indivisibilidad de la seguridad y solidaridad que se deriva del Tratado de Washington, la Alianza continúa apoyando a Turquía y demanda el cese inmediato de estos actos agresivos contra un aliado', señaló la OTAN mediante un comunicado. La reunión, que duró poco más de una hora, se celebró de urgencia a petición de Turquía, después de que cayeran sobre su territorio cercano a la frontera siria disparos de obús procedentes de Siria y que causaron cinco muertos y 13 heridos.

Los aliados condenaron 'los continuos disparos sobre ubicaciones en Turquía cercanas a la frontera por parte de las fuerzas del régimen sirio', señala el comunicado. Este mismo miércoles un proyectil cayó en la localidad fronteriza de Akçakale, causando muertos y heridos, lo que 'constituye una causa de grave preocupación y es condenado por todos los aliados'. Los aliados 'instan al régimen sirio a poner fin a las flagrantes violaciones del derecho internacional'.

Tras el lanzamiento de ese proyectil desde Siria, las fuerzas armadas turcas bombardearon objetivos sirios 'en respuesta al abyecto ataque y tras determinar mediante el radar desde donde fueron disparados' los obuses que cayeron, señaló un comunicado de la oficina del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. Al parecer el proyectil fue disparado durante los combates que tropas regulares sirias y grupos rebeldes libran desde hace dos semanas por el control del puesto fronterizo de Tel Abyad. El pasado viernes cayó otro proyectil en la misma localidad de Akçakale, pero sin causar víctimas.

La decisión turca de bombardear el territorio sirio se conoció después de una reunión del primer ministro Erdogan con el ministro de Exteriores, Ahmet Davutoglu, y el jefe de las Fuerzas Armadas. Davutoglu, además, telefoneó al secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, y el viceprimer ministro Bülent Arinç invocó, sin nombrarlo, el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte, que prevé la defensa colectiva ante un ataque contra uno de sus miembros.

La OTAN, que el pasado año intervino durante meses en Libia, ha tratado hasta ahora de mantenerse al margen del conflicto sirio. En junio pasado Turquía ya amenazó con usar la fuerza contra Siria después de que las baterías antiaéreas del país árabe derribaran uno de sus cazabombarderos.