Público
Público

La OTAN se niega a disculparse por atacar a los rebeldes libios

La Alianza atribuye su último error a que los insurgentes "estaban utilizando tanques"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A la culpa sigue la disculpa, pero la OTAN no se siente responsable de haber bombardeado por error y dado muerte a trece combatientes insurgentes en Libia, que perecieron entre Brega y Ajdabiya el jueves por 'fuego amigo'.

El contraalmirante Hardin, en nombre de la Alianza Atlántica, dijo desde Nápoles que no pedía perdón por el ataque, y argumentó las razones que llevaron a los pilotos de la OTAN a disparar. 'Parece que al menos dos de nuestros ataques provocaron la muerte de un número de fuerzas rebeldes que estaban maniobrando con tanques', reconoció.

Los aliados y los insurrectos han dejado patente su descoordinación

'No voy a disculparme' dijo a los reporteros, porque a su modo de ver 'la situación sobre el terreno es extremadamente incierta. Hasta ayer no teníamos información de que las fuerzas de la oposición estaban utilizando tanques', argumentó.

La artillería pesada ha sido utilizada por las tropas de Gadafi para atacar a la población y 'nuestro trabajo es proteger a los civiles', precisó el contraalmirante. Sus declaraciones ponen de manifiesto, como mínimo, la falta de coordinación entre los aliados y los rebeldes.

Rusia ha llamado al cese inmediato de las hostilidades y el inicio de un diálogo

En la zona opositora no entienden nada, puesto que no es la primera vez que la OTAN les bombardea. Ocurrió el fin de semana pasado, cuando sus aviones dispararon contra una columna de rebeldes en Brega que disparaban al aire celebrando la retirada de las tropas por Gadafi.

El responsable del Gobierno Nacional Libio, Abdelfatah Yunis, había pedido una explicación 'racional y convincente' de este último despropósito, aunque rápidamente los comandantes del este subrayaron que este incidente no va a dañar las relaciones con la Alianza.

A pesar de su idignación, los rebeldes no tienen mucho margen de maniobra. Sin el apoyo aéreo, Gadafi habría ganado la guerra y aplastado Bengasi desde hace ya varias semanas.

El fotógrafo español Manu Brabo ha llegado a Trípoli y será liberado pronto

Los bombardeos de la OTAN han sido y son el único contrapunto a la superioridad de las fuerzas leales al coronel, puesto que el Ejército rebelde carece de medios y hombres suficientes. Aunque la resolución 1973 de la ONU se ciña estrictamente a la protección de los civiles, lo cierto es que la lentitud de los bombardeos esta última semana, por miedo a causar víctimas civiles, según reconoció la Alianza, ha beneficiado claramente a Gadafi y al avance de sus tropas.

El conflicto puede hallarse en punto muerto por ese motivo, un extremo que también niega la OTAN. Pero cada vez son más las voces en el seno de la comunidad internacional que piden el inmediato cese de las hostilidades en Libia, como Rusia, que piensa que el uso de la fuerza no permitirá solucionar la grave situación. 'Llamamos al cese inmediato de la violencia y de las acciones militares, y al paso a la solución del conflicto a través de la negociación política', dijo en un comunicado oficial el Gobierno ruso. El Kremlin añadió que 'es evidente que es imposible solucionar el problema libio a través de medios militares y de la fuerza'.

Ayer llegó a Trípoli el fotógrafo español Manu Brabo, detenido en la zona rebelde el lunes, cuando se vio atrapado entre dos grupos de las fuerzas de Gadafi y acabó siendo capturado. Según los responsables del régimen libio, Brabo se encuentra en algún lugar de la capital y será liberado pronto, aunque no dijeron cuándo. Añadieron que será bien tratado, puesto que su único delito ha sido entrar de forma ilegal en el país.

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, confirmó anoche la inminente liberación del fotógrafo español. Jiménez aseguró que Brabo 'va a ser puesto en libertad cuanto antes', por lo que, al cierre de esta edición, se esperaba que recuperara la libertad de forma inminente para luego volver a España.