Público
Público

La OTAN pide a Pakistán que abra el paso a sus convoyes

Seis muertos en otro ataque contra los camiones de suministros de la Alianza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mientras la OTAN pedía oficialmente disculpas al Gobierno de Pakistán por la muerte, el jueves, de dos soldados paquistaníes en el bombardeo de un helicóptero de las tropas aliadas desplegadas en Afganistán, un avión no tripulado (drone) de Estados Unidos volvió a cruzar la frontera entre los dos países asiáticos para atacar una mezquita de Mirali, al noroeste de Pakistán. Al menos ocho insurgentes de nacionalidad alemana murieron, según fuentes paquistaníes. Las autoridades de Islamabad, que mantienen cerrada la principal vía de acceso para abastecer la OTAN en Afganistán desde el jueves, no respondieron a la petición de la organización de permitir el paso de sus convoyes.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores paquistaní, Shah Mehmud Qureshi. 'Le expresé mi pesar por el incidente. Tenemos que mejorar la coordinación entre las tropas de ISAF en Afganistán y las fuerzas paquistaníes', dijo Rasmussen antes de pedir a Qureshi de reabrir 'lo antes posible' la frontera para permitir el paso de los convoyes de suministro para ISAF. El ministro paquistaní se comprometió 'a trabajar en ello'.

Un avión de EEUU no tripulado mata a ocho alemanes en el noroeste del país

El paso fronterizo de Torkham, al noroeste de Pakistán, es de máxima importancia para la OTAN, pues es la principal vía terrestre para abastecer las fuerzas aliadas en Afganistán, donde están desplegados unos 120.000 soldados. En Torkham, también conocido como paso de Jyber, decenas de camiones de todo tipo de suministros forman una larga cola. La otra vía de acceso es el paso de Chaman, al sur, aunque es una zona aún más conflictiva, cerca de la ciudad afgana de Kandahar.

Sin embargo, a la creciente tensión entre Pakistán, la OTAN y EEUU se añadió otro incidente: un grupo de insurgentes armados incendió una veintena de camiones cisterna de combustible de la OTAN y estadounidenses que se dirigían hacia Afganistán. Al menos seis personas murieron y otras seis resultaron heridas. Es el segundo ataque de este tipo en los últimos cuatro días. La OTAN defiende su derecho a perseguir a quien le ataca y critica la falta de control de la frontera por Pakistán.