Público
Público

La OTAN sufre su mayor pérdida en Afganistán

Los talibanes aseguran haber derribado un helicóptero con 38 militares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La insurgencia afgana se ha cobrado su pieza más importante en los diez años de la guerra de Afganistán. Los talibanes, durante una incursión nocturna llevada a cabo por un comando especial de EEUU y por las Fuerzas Especiales de Afganistán en el distrito de Said Abad, en la provincia de Wardak, derribaron un helicóptero de la OTAN matando a los 38 militares que iban a bordo.

'Durante una operación contra los talibanes uno de los helicópteros que participaba en el ataque se estrelló en medio de la actividad del enemigo. Aún estamos investigando las causas del siniestro por lo que no podemos ofrecer más información al respecto', afirmó a Público Justin Brockhoff, un portavoz de la OTAN.

Entre los muertos hay 31 estadounideses y siete afganos

En el helicóptero, un Chinook de doble hélice, viajaban 25 miembros de los SEAL (fuerzas especiales de EEUU), cinco tripulantes de la aeronave, un intérprete, también de nacionalidad estadounidense, además de siete soldados afganos, cuando fue alcanzado por un misil lanzado por la insurgencia en el transcurso de un asalto nocturno contra un bastión talibán.

Washington siempre ha utilizado los ataques nocturnos para asestar golpes mortales contra los talibanes. Mejor preparados y entrenados, las Fuerzas Especiales han jugado un papel determinante en este tipo de incursiones para descabezar importantes células insurgentes. Con una media de doce operaciones nocturnas por mes, este tipo de acciones se ha convertido en algo habitual en la guerra afgana. A pesar de ser intervenciones quirúrgicas; en los seis primeros meses de 2011 más de 30 civiles han perdido la vida en estas acciones;un 15% menos que en el mismo periodo del año pasado.

La provincia de Wardak se ha convertido en uno de los focos más volátiles del conflicto. La insurgencia ha convertido la zona en uno de sus santuarios. Es un punto clave ya que se encuentra a menos de 40 kilómetros de la capital Kabul y por aquí pasa la principal carretera que une el norte y el sur del país.

La OTAN no confirma que se tratara de un ataque de la insurgencia

Esta provincia es el punto de reunión de los insurgentes que llegan de Pakistán para perpetrar sus ataques suicidas. Los talibanes les dan cobijo y les abastecen. Por este motivo, durante la madrugada del viernes al sábado, varios comandos de la OTAN asaltaron un refugio 'donde nos reuníamos todos los viernes para planear nuestros ataques', según confirmó Zabihullah Mujahid, portavoz talibán. Varios testigos aseguran que entre cuatro y seis helicópteros de ISAF participaron en el ataque a la aldea donde abatieron a media docena de insurgentes.

El incidente de llega en un momento de calma tensa. En los últimos meses se ha reducido notablemente el número de ataques de la insurgencia contra las tropas internacionales, que se ven impotentes ante el empuje de los talibanes en las regiones de Kandahar, Helmand, Paktika, Khost y Kunar. Según varios analistas internacionales, se esperaba un descenso de la violencia en agosto coincidiendo con el mes sagrado del ramadán. Pero este nuevo tanto puede dar alas a una insurgencia envalentonada y que ve como las tropas internacionales comienzan a abandonar el país sin haber logrado ningún avance en estos diez años de guerra.

Con estas 31 víctimas mortales, el número total de soldados de la OTAN fallecidos en Afganistán en 2011 se eleva a 374, de los cuales 279 son de EEUU. En los diez años de conflicto 2.655 militares se han dejado la vida. Los cálculos de víctimas civiles son mucho mayores.