Público
Público

Otros 11 muertos por atentados en la nueva ola de violencia en Egipto

El asalto de varios hombres armados y la explosión de coches bomba incrementan aún más la tensión que hoy vive Egipto. Los Hermanos Musulmanes han anunciado una nueva marcha el próximo viernes.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos once miembros de las fuerzas de seguridad egipcias murieron este lunes en dos ataques en las provincias de Ismailiya y del Sur del Sinaí, en el noreste de Egipto, informó una fuente de esos servicios.

Seis militares fallecieron en un asalto perpetrado por hombres armados en un camino castrense cerca de la localidad de Abu Zuer, en la provincia de Ismailiya, junto al canal de Suez.

El otro incidente se produjo en la ciudad de Tur, capital de la provincia del Sur del Sinaí, donde al menos cinco personas perdieron la vida y otras cincuenta resultaron heridas por la explosión de un coche bomba en la sede de la Dirección de la Seguridad Central de la provincia.

El atentado se registró cuando en el interior del complejo se celebraba una reunión de varios dirigentes de seguridad. Entre los heridos se encuentra el general Hatem Amin, asistente del jefe de la Seguridad Central en esa provincia.

Las primeras investigaciones apuntan a que el atentado fue realizado con un vehículo de la policía robado recientemente.Estos sucesos ocurren un día después de que Egipto viviera una jornada de violencia.

El Ministerio de Sanidad informó este lunes de que se registraron 51 muertos (dos menos de los que había anunciado previamente) y 375 heridos en los choques del domingo entre la Policía y los islamistas en varias provincias egipcias.

Las fuerzas de seguridad se enfrentaron con seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi, que salieron a las calles en una jornada festiva en la que se celebraba el cuadragésimo aniversario de la guerra de 1973 con Israel.

Después de casi varias semanas de cierta calma, la violencia golpea a Egipto con fuerza, como hiciera durante los meses de julio y agosto, tras el derrocamiento del presidente Mursi y la imposición de un nuevo Gobierno por parte de los militares. En los enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y partidarios de Mursi -muchos de ellos armados- perdieron la vida casi un millar de personas.