Público
Público

El padre de tres víctimas de Larry Nassar intenta agredir al exmédico en un juicio

Randall Margraves pidió a la jueza "cinco minutos a solas en una habitación" con el acusado. Tras la negativa de la magistrada, el progenitor de las gimnastas tuvo a bien abalanzarse sobre Nassar al grito de "¡Dejadme a ese hijo de puta!".

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 3

Momento en el que el padre de unas de las víctimas de Nassar intentar agredirlo durante el juicio.- REUTERS

Randall Margraves, padre de 3 víctimas del exmédico del equipo de gimnasia de Estados Unidos, Larry Nassar, recientemente condenado por abusar sexualmente de más de un centenar de jóvenes, intentó este viernes agredir al galeno durante una vista judicial tras pedir a la jueza que le dejara "cinco minutos a solas" con él.

"Me gustaría pedirle que, como parte de la sentencia, me deje cinco minutos a solas en una habitación con este demonio. ¿Podría concederme eso?", dijo Margraves al dar su testimonio durante la causa que el exmédico tiene aún abierta en el condado de Eaton (Michigan).

Ante la sorpresa de la jueza por tan inusual petición, Margraves preguntó a la magistrada de forma tajante: "¿Sí o no?". La juez explicó al dolido padre que no podía hacer tal cosa, por lo que Margraves optó por rebajar sus expectativas y pedir solo "un minuto" a solas con el acusado.

La nueva negativa de la magistrada llevó a Margraves a abalanzarse sobre Nasser al grito de "¡Dejadme a ese hijo de puta!", tal y como se puede ver en estas imágenes difundidas por The Guardian. Las fuerzas de seguridad presentes en la corte lograron reducir a Margraves, que a pesar de encontrarse ya en el suelo e inmovilizado, no cesó en sus pretensiones.

"¡Quiero a ese hijo de puta! ¡Dejadme un minuto con ese bastardo!", gritaba al tiempo que la policía le pedía que se calmase antes de proceder a esposarle y, finalmente, a sacarle de la sala.

El juicio de este viernes es uno más de la serie de procesos judiciales que pesan contra Nassar, que se encuentra en prisión desde finales de 2016 tras ser acusado de tres cargos de conducta sexual delictiva de primer grado con una persona menor de 13 años y posesión de pornografía infantil.

El pasado 24 de enero, Nassar fue condenado a un mínimo de 40 años y un máximo de 175 años de cárcel por abusar de más de un centenar de jóvenes gimnastas. El fallo llegó después de una semana de audiencias que contaron con el testimonio de cerca de 160 de niñas y mujeres, incluyendo medallistas olímpicas, que acusaron a Nassar, de 54 años, de haber abusado de ellas ante un tribunal de Lansing (Michigan).