Público
Público

Los padres del soldado Shalit tratan de forzar un canje

La familia del israelí secuestrado por Hamás inicia una marcha hasta Jerusalén

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unas 2.000 personas acompañaron a la familia del soldado israelí Guilad Shalit en la primera jornada de una marcha de 12 días que las conducirá desde el domicilio familiar en la urbanización Mitzpe Hila, en el norte del país, hasta Jerusalén para exigir al Gobierno de Binyamin Netanyahu que pacte con Hamás un canje de prisioneros que deje en libertad a su hijo.

Guilad Shalit, de 23 años, fue capturado por varias milicias el 25 de junio de 2006, hace cuatro años, en la frontera entre la franja de Gaza e Israel. Las milicias lo introdujeron rápidamente en la Franja y ahora se encuentra en poder de Hamás en algún lugar desconocido. El movimiento fundamentalista no permite que la Cruz Roja visite al rehén porque teme que se Israel identifique su paradero y aproveche para tratar de rescatarlo.

Noam, padre del soldado, dijo que, cuando llegue a Jerusalén, la familia levantará una tienda junto a la residencia oficial del primer ministro y no volverá a su domicilio hasta que Guilad sea liberado.

'Guilad ha esperado cuatro años y sigue esperando'

'Guilad ha esperado cuatro años y sigue esperando', dijo el padre a primera hora de la mañana. 'Está esperando a quienes lo enviaron, a sus mandos, a los primeros ministros y a los ministros de Defensa, pero ellos no le escuchan', añadió.

La marcha comenzó a las ocho y media de la mañana y a media tarde llegó a la ciudad costera de Nahariya. Durante la jornada, la familia y los acompañantes, entre los que había varios personajes populares y que en su mayoría llevaban lazos amarillos, fueron recibidos en algunos lugares donde se les expresó apoyo. Sin embargo, no está claro que la marcha vaya a conmover a Netanyahu.

El primer ministro ha invitado a la familia Shalit a celebrar un encuentro cuando llegue a Jerusalén, al final de la marcha. 'Nuestros corazones están con la familia Shalit', dijo Netanyahu, al tiempo que instaba a la 'comunidad internacional' a trabajar para liberar al soldado.

Israel y Hamás están negociando desde hace cuatro años el canje de prisioneros a través de mediadores alemanes y egipcios. Los fundamentalistas exigen la liberación de un millar de palestinos mientras que Netanyahu se opone a dejar en libertad a varias decenas de milicianos que en su momento fueron condenados por la muerte de civiles y soldados israelíes.

Netanyahu se opone a la liberación de los milicianos

Fuentes oficiales indicaron que Netanyahu se opone a la liberación de los milicianos que han participado en la muerte de más de diez israelíes, así como de aquellos que con el paso del tiempo se han convertido en iconos de la intifada. Las negociaciones entre las dos partes se interrumpieron el 23 de diciembre del año pasado. La última propuesta de Israel no fue aceptada por Hamás y desde entonces no se ha formulado otra.

Algunos sondeos que se han publicado en los últimos días indican que la mayor parte de la población israelí judía es partidaria del canje. Pero en el seno del Gobierno existe división de opiniones, aunque parece que la mayor parte del ejecutivo respalda la posición más dura de Binyamin Netanyahu.

El Tribunal Supremo de Israel liberó ayer a una treintena de padres de alumnas de una escuela ultraortodoxa en la que se discriminaba a las niñas por su origen, tras aceptar un acuerdo de las partes. Las niñas de origen askenazí (centroeuropeo) estaban separadas, incluso en el patio, de las de origen sefardí y mizhrahí (España medieval y países árabes, respectivamente).