Publicado: 26.11.2014 17:40 |Actualizado: 26.11.2014 17:40

Los padres de Michael Brown se preguntan cómo puede tener la "conciencia limpia" el agente que lo mató

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

Los padres de Michael Brown han dicho que no creen "ni una palabra" de la versión dada por el agente Darren Wilson sobre el tiroteo de Ferguson (Misuri) en el que murió el joven negro y se han preguntado cómo puede tener el policía la "conciencia limpia".

Wilson ha dado a ABC News su versión de los hechos, en la primera entrevista que concede desde que el gran jurado de Misuri decidiese no presentar cargos contra él por los hechos del 9 de agosto. En ella ha dicho que tiene la "conciencia limpia" y que hizo bien su trabajo, ya que Brown no atendió a los avisos y suponía una amenaza.

"¿Su conciencia está limpia? ¿Cómo puede estar limpia después de matar a alguien, aunque sea por accidente?", ha preguntado la madre de Brown, Lesley McSpadden, en una entrevista posterior a la cadena CBS.

McSpadden ha dicho que no cree "ni una palabra" de la versión de Wilson, ya que conocía a su hijo "demasiado bien" como para saber que "nunca haría algo así", en alusión a las supuestas amenazas y agresiones. "Nunca provocaría y nunca le haría nada a nadie", ha explicado.

La madre de Brown ha lamentado también que, a pesar de la repercusión de los hechos y de las protestas que ha generado, ninguna autoridad de Ferguson se ha acercado a dar las condolencias a la familia. "Nos han faltado al respecto en todo momento", ha apostillado el padre, también llamado Michael Brown. El abogado de la familia, Benjamin Crump, también ha dudado de las palabras de Wilson porque demuestran que la Policía va "adornando" su versión con el paso del tiempo.

La decisión del gran jurado de Misuri de no presentar cargos contra el policía ha generado una nueva ola de disturbios en varias ciudades de EEUU que se ha saldado con 130 detenidos. Tanto el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, como la familia de Michael Brown han pedido calma. "Seguimos pidiendo calma y pidiendo a la gente que proteste de forma pacífica", ha dicho la madre. El padre aún confía en que al menos la muerte de su hijo sirva para cambiar el actual clima social y ha llamado al "cambio".

La principal concentración celebrada en Los Angeles ha concluido este miércoles de madrugada en la zona centro. Un portavoz de la Policía ha atribuido la mayoría de las detenciones a supuestos desórdenes públicos, principalmente por cortes en el tráfico, según el periódico Los Angeles Times.

Varias ciudades de Estados Unidos han sido escenario de concentraciones similares a las vividas en Ferguson (Misuri) desde que el gran jurado decidió no presentar cargos el lunes contra el agente que mató a Brown, Darren Wilson. Tanto el presidente norteamericano, Barack Obama, como la familia del joven fallecido han pedido calma y han instado a los manifestantes a actuar de forma pacífica.

Por su parte, Amnistía Internacional ha enviado a un equipo de observadores de Derechos Humanos a Ferguson a monitorear las protestas y la respuesta de los órganos y autoridades encargados de hacer cumplir la ley.

El director ejecutivo de Amnistía Internacional de Estados Unidos, Steven W. Hawkins, ha afirmado que la responsabilidad de que las protestas sean pacíficas es compartida. "El uso de vehículos blindados, gas lacrimógeno y bombas de humo a gran escala contra manifestantes, en su mayoría pacíficos, para sofocar los actos de violencia de una minoría sólo sirve para empeorar y agravar un ambiente que ya está muy cargado de tensión", ha dicho Hawkins.

"Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley tienen el derecho de defenderse y la obligación de proteger la seguridad de los ciudadanos, pero esta función debe llevarse a cabo de un modo que garantice el pleno respeto al derecho a la vida, la libertad y la seguridad de todas las personas, incluidos los presuntos autores de un delito. Incluso al hacer frente a la violencia deben actuar dentro de la ley y con arreglo a las normas internacionales que rigen el uso de la fuerza", ha añadido Hawkins.

Amnistía Internacional reitera su llamamiento al Departamento de Justicia para que demuestre su liderato recabando datos nacionales sobre homicidios policiales, revisando a escala nacional las técnicas policiales y apoyando a una comisión especial que formule recomendaciones sobre políticas y tácticas policiales. "Los ojos del mundo siguen mirando a Ferguson para medir la capacidad de Estados Unidos para respetar el derecho humano fundamental de manifestación. Las fuerzas del orden deben apoyar nuestro derecho a protestar pacíficamente y no impedirlo mediante la intimidación", ha concluido Hawkins.