Público
Público

Pakistán dispara y expulsa de su territorio a helicópteros de EEUU

Los aparatos violaron el espacio aéreo paquistaní y se vieron obligados a volver a sus bases en Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los disparos del Ejército paquistaní obligaron a regresar a Afganistán a varios helicópteros  norteamericanos que habían penetrado en su espacio aéreo hoy de madrugada, informaron varios responsables de seguridad de Pakistán.

El incidente ocurrió en las cercanías de Angor Adda, una localidad de la región tribal de Waziristán del Sur, donde el 3 de septiembre tuvo lugar un ataque aéreo de helicópteros estadounidenses contra un supuesto campo de Al Qaeda y la milicia talibán.

Al menos 20 personas murieron entonces, incluidos mujeres y niños, lo que generó un gran escándalo en Pakistán, así como una protesta diplomática de este país ante Washington.

'Los helicópteros de EEUU entraron en Pakistán y llegaron a sólo 100 o 150 metros de Angor Adda, pero nuestras tropas no les permitieron seguir; abrieron fuego y les obligaron a darse la vuelta', explicó la fuente.

Sin embargo, el portavoz del Ejército paquistaní, mayor Murad Khan, ofreció una versión diferente de este suceso. Confirmó que se habían producido disparos contra los aparatos  pero aseguró que los helicópteros de EEUU no penetraron en su territorio, y que las tropas paquistaníes no fueron quienes dispararon.

'Los helicópteros de EEUU estaban en la frontera, pero no violaron nuestro espacio aéreo', aseguró Khan.

'Confirmamos que hubo un incidente con disparos en el momento en el que estos aparatos se encontraban en la frontera, pero nuestros soldados no se viero implicados', recalcó. 

Otro oficial de seguridad paquistaní informó a su vez de que, también hoy, se estaban produciendo movimientos de blindados norteamericanos en Afganistán hacia la frontera paquistaní, mientras que aviones de guerra estadounidenses sobrevolaban la zona.

Pakistán es un aliado crucial de EEUU en su guerra contra el terrorismo y su apoyo es clave para la coalición occidental en Afganistán.

Sin embargo, en los últimos tiempos, Washington se está impacientando con respecto a la respuesta-que estiman insuficiente- de Islamabad a la amenaza de Al Qaeda y las milicias talibanes en las regiones tribales paquistaníes situadas en la frontera con su vecino afgano.

La semana pasada, el diario 'The New York Times' divulgó que  George Bush había dado autorización a las fuerzas armadas y los servicios secretos de EEUU para llevar a cabo ataques en Pakistán sin pedir el permiso del Gobierno de este país.

Islamabad reaccionó con un duro comunicado firmado por el comandante en jefe del Ejército paquistaní, el general Ashfaq Kayani, en el que se afirmaba que no consentiría a tropas extranjeras penetrar en su territorio y que la integridad territorial y la soberanía de su país serían defendidas a toda costa.