Público
Público

Palin arrebata a Obama parte del electorado femenino

El que no sea implacable lo pagará caro, por Íñigo Sáenz de Ugarte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La llegada de Sarah Palin, la gobernadora de Alaska nueva candidata conservadora a la vicepresidencia, ha propulsado los niveles de popularidad del equipo republicano, especialmente entre las mujeres. Diversos sondeos de los medios estadounidenses sitúan al tándem McCain-Palin por delante, o técnicamente empatado, con el equipo demócrata Obama-Biden.

La encuesta del Washington Post es la que más diferencia les da. Antes de la convención demócrata de Denver a finales de agosto, Obama aventajaba a McCain en 8 puntos entre las mujeres blancas (50% contra 42%). Tras la convención republicana de Saint Paul, el candidato conservador va ahora 12 puntos por delante de su contrincante (53% frente a 41%).

Este es un electorado que Obama sigue trabajándose tras las heridas aún abiertas de las primarias y su lucha contra Hillary Clinton, nuevo adalid de la causa feminista. El mismo sondeo asegura que las simpatizantes de la ex primera dama se han volcado en un 78% por Obama pero una cuarta parte de las fieles, las más irreductibles, asegura que votará a McCain.

En términos generales queda claro que los republicanos han sabido explotar mejor el tirón de su convención que los demócratas, esencialmente porque antes de Saint Paul, McCain no gozaba del entusiasmo de los suyos.

Los comentaristas políticos coinciden en asegurar que es todavía muy pronto para tener una imagen clara del electorado. Es posible incluso que no se llegue a tener hasta el último momento, visto lo atípico de las candidaturas.

De momento, los dos están técnicamente empatados, si se tiene en cuenta el habitual margen de error de 3-4 puntos. Según el Post, McCain se lleva 47% de los votos, Obama 46%; la CNN parecido: 47-45 a favor del conservador; el canal de televisión ABC, lo mismo 49-47.

La imagen es algo más matizada cuando se consideran los votos electorales, los votos de cada estado que finalmente otorgan la victoria. Según la CNN, Obama-Biden tienen asegurados 243 votos, McCain-Palin sólo 189. Un recuento de la página web RealClearPolitics da cifras parecidas: 217 para los demócratas, 174 para los republicanos, con 147 votos electorales indecisos repartidos en los tradicionales frentes de batalla de Florida, Pensilvania, Ohio, Minnesota, Carolina del Norte, Virginia y Colorado, por orden de importancia.

Lo que sí confirman los sondeos es que la lucha va a ser feroz. Los demócratas, que deberían tenerlo muy fácil tras ocho años de gobierno republicano, se enfrentan a un muro conservador que la candidatura de Palin ha cimentado inesperadamente.

Y de momento el equipo de Obama no ha contraatacado con eficacia. Preguntado el pasado fin de semana en el programa This Week de la cadena ABC sobre su reacción tras los despiadados ataques del ex alcalde Rudolph Giuliani sobre su etapa de trabajador social en Chicago, el candidato demócrata se limitó a decir que estaba 'realmente sorprendido'.

'A lo mejor está preocupado por lo que Estados Unidos pueda pensar si empieza a comportarse como un hombre negro enfadado', decía el columnista Richard Cohen en el Washington Post, insistiendo en la imagen de la que Obama ha hecho todo lo posible por huir.

El New York Times afirmaba ayer en portada que el equipo demócrata está presionando a sus contribuyentes para que sigan alimentados las arcas de la campaña con el mismo entusiasmo, al comprobar que los republicanos, pese a las limitaciones del sistema de ayuda pública a la que se han acogido, siguen recaudando más dinero, por la vía del partido, que Obama.