Público
Público

El papa "desaparecerá del mundo" tras su renuncia

Benedicto XVI se despide del clero romano después de oficiar ayer su última misa multitudinaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Benedicto XVI 'desaparecerá' del mundo después de que el próximo día 28 se haga efectiva su renuncia al papado. Así lo ha declarado el propio pontífice durante su última reunión con los sacerdotes de la diócesis de Roma en el Aula Pablo VI del Vaticano. 'Aunque me retire a la oración, siempre estaré cerca de vosotros, incluso si permanezco escondido del mundo', ha dicho ante los obispos auxiliares y los centenares de sacerdotes que le acogieron con aplausos, vivas y otras muestras de cariño.

El papa se retirará el próximo domingo durante una semana para mantener ejercicios espirituales, que concluirá el sábado 23 de febrero. Durante esos día no celebrará ningún acto público. Ayer ofició su última misa multitudinaria en la que se mostró visiblemente emocionado por el afecto de los fieles y en la que denunció que la división en el clero y la falta de unidad desfiguran el rostro de la Iglesia.

'Aunque me retire a la oración, siempre estaré cerca, incluso si permanezco escondido del mundo'

En una basílica de San Pedro del Vaticano abarrotada, el papa Ratzinger ofició la misa del Miércoles de Ceniza, que abre la Cuaresma, y destacó la importancia del testimonio de fe y vida cristiana de cada uno de los seguidores de Cristo para mostrar la verdadera cara de la Iglesia. El anciano pontífice añadió que, sin embargo, muchas veces ese rostro 'aparece desfigurado'. 'Pienso en particular en los atentados contra la unidad de la Iglesia y en las divisiones en el cuerpo eclesial', añadió.

Benedicto XVI también dijo que Jesús denunció la 'hipocresía religiosa, el comportamiento de quienes buscan el aplauso y la aprobación del público'. 'El verdadero discípulo no sirve a sí mismo o al público, sino a su Señor, de manera sencilla, simple y generosa', subrayó el papa, quien añadió que el testimonio del cristiano será más incisivo cuanto menos busque la gloria.

En su segunda aparición pública tras el anuncio el pasado día 11 de la renuncia -la primera fue también ayer en la audiencia pública de los miércoles-, Benedicto XVI se refirió a su decisión y pidió por la Iglesia, 'en este particular momento', y que le tengan presente en sus rezos. 'Las circunstancias han sugerido que nos reunamos en torno a la tumba de San Pedro para pedir por la Iglesia en este particular momento, renovando nuestra fe en Cristo. Para mí es la ocasión para agradecer a todos cuando me dispongo a concluir mi ministerio y para pedirles que me tengan en sus plegarias'.

El papa dijo ayer que deja el pontificado 'en plena libertad'

Esas palabras fueron la continuación de las expresadas durante la audiencia pública, donde aseguró que ha decidido renunciar al pontificado 'en plena libertad, para el bien de la Iglesia', y después de 'haber orado largamente y tras examinar mi conciencia delante de Dios'. El papa Ratzinger agregó en ese encuentro público que es 'consciente' de la 'importancia' del hecho, pero también consciente de 'no ser capaz de llevar a cabo el ministerio petrino (de Pedro) con la fuerza física y el espíritu que lo requiere'.

Concluida la misa, Tarcisio Bertone, el secretario de Estado, expresó a Benedicto XVI la 'tristeza' de la Iglesia por su renuncia al pontificado, una decisión, dijo, que demuestra 'su pureza de corazón, su humildad, docilidad y valentía'. 'No seríamos sinceros si no le dijéramos que hoy hay un velo de tristeza en nuestros corazones', dijo Bertone, quien subrayó que este acto revela que 'la pureza de mente, la fe fuerte y exigente, la fuerza de la humildad y docilidad, junto con una gran valentía han marcado cada paso de su vida y de su ministerio'.

Sobre la renuncia del papa, este jueves la revista italiana Panorama publica que Ratzinger tomó la decisión tras recibir un nuevo informe sobre el escándalo Vatileaks de la fuga de documentos oficiales del Vaticano, que desvelaba una 'fuerte resistencia' en la Curia romana a las medidas de transparencia que había pedido.

La revista 'Panorama' dice que el papa ya pensó en Navidad en la renuncia

Según la reconstrucción del semanario del grupo Mondadori, propiedad de la familia Berlusconi, el 17 de diciembre de 2012 Benedicto XVI recibió a los tres cardenales que nombró para investigar la fuga de sus documentos personales y del Vaticano que acabaron publicados en el libro escándalo Sua Santita, del italiano Gianluigi Luzzi, y llevaron a la detención y condena del mayordomo de papa, Paolo Gabriele .

Los miembros de esa comisión son los cardenales Julián Herranz, español, de 82 años; Salvatore De Giorgi, italiano, de 82 años, y Jozef Tomko, eslovaco, de 88 años, que interrogaron a una treintena de personas del Vaticano. Los tres le presentaron un amplio volumen lleno de documentación, entrevistas e interrogatorios, que desvelaban -siempre según el semanario- una 'extendida resistencia en la Curia al cambio y muchos obstáculos a las acciones pedidas por el papa para promover la transparencia'.

Según el semanario, el papa quedó 'muy impresionado' con los informes y sólo tuvo fuerzas para contárselo a su hermano, Georg. 'Admitió, tal vez por primera vez, haber descubierto una cara de la Curia vaticana que jamás había imaginado. Antes de Navidad comenzó a pensar seriamente en su dimisión', señala Panorama.