Publicado: 27.04.2014 00:00 |Actualizado: 27.04.2014 00:00

El Papa Francisco canonizará a Juan Pablo II y Juan XXIII ante más de medio millón de personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los Papas Juan Pablo II (Karol Wojtyla) y Juan XXIII (Angelo Giuseppe Roncalli) serán proclamados santos por el Papa Francisco este domingo 27 de abril, segundo domingo de Pascua, Fiesta de la Divina Misericordia, en una ceremonia de canonizaciones que se celebrará en la Plaza de San Pedro del Vaticano y a la que se espera que acuda más de medio millón de personas.

El Papa Francisco firmó el pasado 15 de julio el decreto que reconocía un segundo milagro obtenido por intercesión del beato Juan Pablo II y aprobó los votos favorables de la Congregación de las Causas de los Santos para proceder a la canonización del beato Juan XXIII -sin necesidad de un segundo milagro-.

Finalmente, el papa emérito Benedicto XVI ha confirmado que acudirá y concelebrará en la ceremonia, aunque no se situará en el altar, sino en el sector izquierdo, junto al resto de cardenales concelebrantes y obispos. Ya se habla de la 'ceremonia de los cuatro papas' o 'póker de papas'.

La misa de canonización, presidida por el Papa Francisco, comenzará a las 10,00 horas en la Plaza de San Pedro y será concelebrada por más de mil cardenales y obispos. Además, unos 600 sacerdotes administrarán la comunión en la Plaza San Pedro, y decenas de diáconos a lo largo de la Vía de la Conciliación.

Entre los obispos españoles, estarán presentes el arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, el vicepresidente de la CEE, monseñor Carlos Osoro, el secretario general y portavoz de la CEE, Jose María Gil Tamayo, el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y los obispos de San Sebastián, monseñor José Ignacio Munilla, y de Astorga, monseñor Camilo Lorenzo Iglesias.

El acceso a la plaza será libre. La ceremonia, que seguirá un rito simplificado y será en latín, estará precedida por la coronilla de la Divina Misericordia, que se recita empleando el rosario, y por cantos interpretados por los coros de Roma, Bérgamo, Cracovia y el coro oficial de la Capilla Sixtina. Los tapices de Juan Pablo II y Juan XXIII que ya cuelgan en la fachada de la basílica de San Pedro son los mismos que se utilizaron en sus beatificaciones.

El acto comienza con el canto de la Letanía de los Santos y, a continuación, el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Amato, hace tres peticiones al Pontífice para que inscriba a los beatos --en este caso, Juan Pablo II y Juan XXIII-- en el Libro de los Santos. Primero lo pide con "gran fuerza", una vez más con "mayor fuerza" y, por último, con "grandísima fuerza".

A continuación, el Santo Padre ejercerá toda su autoridad como cabeza de la Iglesia universal a través de una oración: "En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II".

Después, se llevarán hasta el altar las reliquias de los santos, una ampolla de sangre en el caso de Juan Pablo II y un pedazo de piel de Juan XXIII. Concretamente, la reliquia de Roncalli la portarán familiares del santo, entre ellos, su sobrino, mientras que la del Papa Wojtyla será portada por personas cercanas a él, quizá por aquellas sobre las que obró el milagro.

Tras la procesión, el cardenal Amato mostrará su agradecimiento, se cantará el Gloria y se escucharán las lecturas del segundo domingo de Pascua. Debido a la solemnidad de la celebración, el Evangelio será cantado en latín y griego.

Debido a la solemnidad de la celebración, el Evangelio será cantado en latín y griegoTambién se leerán cinco peticiones, la primera de ellas en español --para que la belleza de la vida nueva resplandezca siempre en la Iglesia y que todos los hombres reconozcan en ella a Jesús resucitado y vivo--. A esta le seguirán los ruegos en árabe, inglés, chino y francés. En la plegaria eucarística se escuchará por primera vez los nombres de estos dos santos como San Juan Pablo II y San Juan XXIII.

La ceremonia durará aproximadamente dos horas y concluirá con el Regina Caeli, oración típica del tiempo de Pascua. Los días que se asignarán para la veneración serán el 11 de octubre para Juan XXIII y el 22 de octubre para Juan Pablo II.

España estará representada en la ceremonia de canonización por una delegación encabezada por los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía que estarán acompañados por los ministros de Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo, de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón y de Interior, Jorge Fernández Díaz. El lunes, los Reyes serán recibidos por el Papa en una audiencia privada en el Vaticano.

Además, han confirmado su asistencia un total de 98 delegaciones oficiales y 24 jefes de Estado de todo el mundo, entre los que destacan el presidente de la República de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, y el presidente de la República de Zimbawe, Robert Mugabe. En cualquier caso, la Santa Sede no ha enviado invitaciones oficiales sino que han sido las propias delegaciones de los países las que han mostrado interés en participar en el acto.

Por parte de la UE, acudirán el presidente del Consejo Europeo, Hernan Van Rompuy; el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; y el vicepresidente del Parlamento Europeo, Miguel Ángel Martínez Martínez.

Mientras tanto, la ciudad de Roma se ha preparado para acoger el evento así como a los cientos de miles de peregrinos que se esperan. Para ello, se instalarán pantallas gigantes y para garantizar el orden y la seguridad, trabajarán más de 800 unidades policiales, 250 unidades de bomberos y 2.600 unidades de protección civil junto a 2.430 unidades de refuerzo.

Entre los eventos previos a las canonizaciones, el sábado 26 de abril, a partir de las 21,00 horas se celebrará una 'noche blanca' de oración durante la cual once Iglesias del centro de Roma permanecerán abiertas y será posible rezar y confesarse.

Las canonizaciones también estarán presentes en YouTube y Facebook, y en los móviles a través de la aplicación 'Santo súbito'Con motivo de las canonizaciones, habrá diferentes canales en las redes sociales y en los medios para involucrar a los fieles. Así, se ha habilitado el portal 'www.2papisanti.org', en diferentes lenguas, y una cuenta en Twitter '@2popesaints'. Las canonizaciones también estarán presentes en YouTube y Facebook así como en los móviles, a través de aplicaciones como 'Santo subito', dedicada a Karol Wojtyla.

Karol Wojtyla fue beatificado el 1 de mayo de 2011, tras aprobarse un primer milagro con la firma del ahora Papa emérito Benedicto XVI. En aquella ocasión, se trató de la curación, dos meses después de su muerte, de la monja francesa Marie Simon Pierre, que padecía desde 2001 la enfermedad de Parkinson, la misma que sufrió Juan Pablo II en sus últimos años.

El milagro que ha permitido la canonización de Juan Pablo II es el de Floribeth Mora, una mujer costarricense de 50 años que se curó, sin una explicación científica, de un aneurisma cerebral irreversible. En abril de 2011 los médicos le diagnosticaron esta enfermedad que ponía en peligro su vida. En mayo, siguió por televisión la beatificación de Juan Pablo II y al día siguiente escuchó una voz en su dormitorio que le decía: "levántate". Meses más tarde los doctores confirmaron la cura de la paciente.

Por su parte, Juan XXIII fue beatificado por Juan Pablo II en septiembre de 2000, durante el Jubileo, en la misma celebración de la beatificación de Pío IX. En aquella ocasión, el milagro aprobado para su beatificación fue la curación de sor Caterina Capitani en 1966.

El Papa Juan XXIII convocó el Concilio Vaticano II y murió mientras el Concilio seguía su curso, muchos obispos propusieron proclamar al 'Papa bueno' santo por aclamación, pero su sucesor, Pablo VI, prefirió seguir las vías canónicas.