Publicado: 26.05.2014 13:23 |Actualizado: 26.05.2014 13:23

El Papa pide que nunca más se repita "una monstruosidad" como el holocausto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Papa Francisco ha pedido este lunes a Dios en el museo del Yad Vashen que "nunca más" permita un horror como el del holocausto, "una monstruosidad" y "un pecado" de la que los hombres deben "avergonzarse".

Francisco pronunció una sentida oración tras saludar con calidez a siete supervivientes del genocidio, encender el fuego de la memoria y rezar ante una corona de flores que le presentaron una niña católica y un niño judío.

El Papa llegó al museo del Holocausto acompañado por el presidente de Israel, Simón Peres, y el primer ministro, Benjamin Netanyahu, tras convertirse en el primer pontífice en visitar la tumba de Theodor Herzl, fundador del sionismo, y hacer una parada inesperada en el memorial de víctimas israelíes del terrorismo.

Los actos del Pontífice han sido criticados por los movimientos palestinos

"En este lugar, memorial de la Shoah, resuena esta pregunta de Dios: "Adán, ¿dónde estás?". Esta pregunta contiene todo el dolor del Padre que ha perdido a su hijo", afirmó Francisco, que fue recibido por un coro de niños que cantó una canción compuesta por una víctima del horror nazi en Bulgaria.

"Hombre, ¿dónde estás? Ya no te reconozco. ¿Quién eres, hombre? ¿En qué te has convertido? ¿Cómo has sido capaz de este horror? ¿Qué te ha hecho caer tan bajo?", afirmó el Papa, en un ambiente de profundo recogimiento, antes de pedir a Dios que "nunca más" permita un horror como el del Holocausto.

El acto terminó con unas palabras escritas por el Pontífice en el libro de invitados y la entrega de un cuadro dibujado por un niño de trece años, quien también compuso una canción entonada hoy por el coro, antes de morir un año después en uno de los guetos de Europa.

Tras el acto, criticado por movimientos palestinos, Francisco hizo una inesperada parada en el lugar dedicado a la memoria de las víctimas israelíes del terrorismo, una acción de gran simbolismo tras el asesinato este fin de semana de cuatro personas en el museo Judío de Bruselas.

En esta línea, el papa Francisco ha pedido que Jerusalén sea la verdadera "ciudad de la paz", una ciudad viva abierta a todas las personas que quiera visitarla hoy y deseen hacerlo en el futuro.

En un discurso pronunciado junto al presidente israelí, Simón Peres, al que llamó "artífice de la paz", el pontífice destacó la belleza que supone que "los peregrinos y los residentes puedan acudir libremente a los Lugares Santos y participar en las celebraciones".

Por su parte, Peres aseguró que la peregrinación del papa Francisco a Tierra Santa supone un llamamiento de paz en la región y renovó su compromiso de compartir con él los esfuerzos para erradicar las semillas del mal, el odio y el racismo.

En un discurso pronunciado en la sede de la presidencia israelí, donde recibió al Pontífice, Peres recordó que toda solución "debe lograrse a través de un acuerdo mutuo" y confirmó su disposición a reunirse con él "cuando quiera" en el Vaticano.

El Papa también ha instado a judíos y cristianos a fortalecer el diálogo y el conocimiento mutuo, con el objeto de establecer relaciones de respeto recíproco que permitan luchar unidos contra el antisemitismo y otras formas de discriminación.

En un discurso ante los dos principales rabinos de Jerusalén, el Gran Rabino Askenazi, Yona Metzger, y el Gran Rabino Sefardita, Shlomo Amar, el Pontífice instó a continuar y profundizar en el camino de amistad iniciado tras el Concilio Vaticano II.

Los rabinos piden la ayuda de Francisco para luchar contra el antisemitismo

"No se trata solamente de establecer, en un plano humano, relaciones de respeto recíproco: estamos llamados, como cristianos y como judíos, a profundizar en el significado espiritual del vínculo que nos une", agregó.

Al hilo de este argumento, Francisco subrayó que la base de este entendimiento es el conocimiento mutuo, y pidió que, al igual que el catolicismo se compromete a valorar el sentido de las raíces judías de nuestra fe, el judaísmo "aumente el interés por el conocimiento del cristianismo, también en esta bendita tierra en la que reconoce sus orígenes".

"Juntos podremos afrontar con firmeza toda forma de antisemitismo y cualquier otra forma de discriminación. El Señor nos ayude a avanzar con confianza y fortaleza de ánimo en sus caminos. ¡Shalom!", concluyó.

Los principales rabinos centraron su discurso en la lucha contra el antisemitismo, y agradecieron al Papa sus palabras sobre el atentado que este fin de semana mató a cuatro personas en el museo judío de Bruselas.

Ambos le pidieron al Pontífice su apoyo en la lucha contra el antisemitismo en el mundo e instaron a que la paz reine desde Jerusalén.