Publicado: 25.09.2015 16:57 |Actualizado: 25.09.2015 19:27

El Papa rechaza la "sumisión
asfixiante" a los organismos financieros internacionales

El pontífice criticó las desigualdades y abusos a nivel global hablando en español, ante la Asamblea General de la ONU en su sede de Nueva York, donde llegó ayer jueves.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:
El Papa Francisco en el Consejo de Seguridad de la ONU REUTERS/Mike Segar

El Papa Francisco en el Consejo de Seguridad de la ONU REUTERS/Mike Segar

NACIONES UNIDAS.- El Papa rechazó este viernes en la sede de Naciones Unidas la "sumisión asfixiante" a los organismos financieros internacionales cuando imponen a los países sistemas crediticios "que someten a las poblaciones".

Francisco reclamó "conceder a todos los países, sin excepción", una participación y una incidencia real equitativa en las decisiones de esos organismos, en el Consejo de Seguridad de la ONU y en mecanismos creados para afrontar crisis económicas.



Eso ayudará a "limitar todo tipo de abuso o usura, sobre todo con los países en vías de desarrollo", declaró el pontífice en un discurso, pronunciado en español, ante la Asamblea General de la ONU en su sede de Nueva York, donde llegó ayer jueves.

El Papa criticó que los sistemas crediticios impuestos a ciertos países por parte de esos organismos financieros internacionales, "lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia".

Jorge Mario Bergoglio insistió en que "ningún individuo o grupo humano se puede considerar omnipotente, autorizado a pasar por encima de la dignidad y de los derechos de las otras personas singulares o de sus agrupaciones sociales".

El Papa criticó lo que denominó "falsos derechos", contrarios al ideal de limitación del poder que resultaría de la "distribución fáctica del poder (...) entre una pluralidad de sujetos". Al contrario, lo que ocurre, denunció el Papa, es que hay "grandes sectores indefensos, víctimas más bien de un mal ejercicio del poder", recalcó.

Por último, el Papa denunció el "irresponsable desgobierno de la economía mundial, guiado solo por la ambición de lucro y de poder" y advirtió que esto debe llevar a una "severa reflexión sobre el hombre".