Publicado: 11.08.2014 11:44 |Actualizado: 11.08.2014 11:44

La pareja australiana luchará por la custodia del bebé abandonado con síndrome de Down

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La pareja australiana que presuntamente abandonó en Tailandia a un bebé con síndrome de Down tras contratar un vientre de alquiler afirma ahora que lucharán por su custodia, según informan medios australianos. En la primera entrevista concedida por el matrimonio después del escándalo formado por el supuesto abandono, el padre biológico de la criatura, David Farnell, declaró que pretenden luchar por el hijo, a quien han dado el nombre de Gammy.

El pequeño de siete meses permanece en Bangkok con la tailandesa Pattaramon Chanbua, la mujer que alquiló su vientre a los australianos y quien denunció el abandono y la adopción de la hermana melliza de Gammy, Pipah, quien goza de buena salud. "Nosotros nunca te dijimos (Pattaramon) que puedes quedarte con el bebé", dijo Farnell en la entrevista con la cadena Channel Nine. Según la versión relatada por el padre, abandonaron Tailandia sin Gammy porque tenían "miedo de perder también a la pequeña", Pipah.

Pattaramon negó cualquier posibilidad de devolver al bebé al matrimonio australiano en declaraciones recogidas por el Sidney Morning Herald. "Cuidaré de mi bebé hasta que muera... nadie va a llevarse a mi bebé de mi lado", aseguró la mujer tailandesa, antes de añadir: "Estáis soñando, sois culpables de abandonar a Gammy y ahora creéis que podéis saliros con la vuestra".

En versiones anteriores, la pareja australiana declaró que los doctores tailandeses les dijeron que el pequeño con síndrome de Down no sobreviviría al nacer con problemas cardiacos. "Nunca lo abandonamos, nunca le pedimos a la madre subrogada que tuviera un aborto", respondió Farnell a las acusaciones realizadas por la mujer tailandesa. No obstante, el padre admitió que la idea del aborto se les pasó por la mente "porque el bebé tenía una desventaja y es una cosa muy triste. Hubiera sido difícil, no imposible, pero difícil", señaló.

Farnell, quien durante su juventud fue condenado por varios cargos de abuso a menores, asegura que cuando terminen los procedimientos legales para que Pipah esté registrada como australiana, irán a por el pequeño Gammy. Pattaramon, que declaró que la pareja le ofreció 16.000 dólares australianos (14.898 dólares u 11.094 euros) por gestar un hijo para ellos, pidió la devolución de la niña tras conocer los problemas del padre con la justicia.

El caso ha creado una gran polémica en la sociedad australiana donde las autoridades han intensificado el cierre de agencias que se dedican a encontrar vientres de alquiler en Tailandia. Las autoridades tailandesas han abierto una investigación sobre el uso de estas madres de alquiler, recurso que según la ley local sólo está autorizado en el caso de que esta mujer sea familiar de los padres y prohíbe que la gestación se haga a cambio de dinero.