Publicado: 17.07.2016 15:34 |Actualizado: 17.07.2016 15:34

París advierte a Erdogan de que el golpe de Estado no supone un cheque en blanco

El presidente turco no descarta instaurar la pena de muerte en el país y llama a los ciudadanos a seguir ocupando las calles.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
Erdogan asiste al funeral de varias víctimas del golpe. / EFE

Erdogan asiste al funeral de varias víctimas del golpe. / EFE

PARÍS.— La extensa purga que ha puesto en marcha Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía,  suscita alguna que otra duda en Europa. El ministro francés de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, advirtió este domingo a Erdogan de que el fallido de golpe de Estado no supone un "cheque en blanco" al mandatario, a la vista de que unas 6.000 personas han sido detenidas ya tras esa intentona.

"Queremos que funcione plenamente el Estado de Derecho. No es un cheque en blanco", dijo Ayrault en una entrevista en la cadena France 3, en la que subrayó que no debe haber "purgas".



El jefe de la diplomacia francesa destacó que en la reunión del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE del próximo lunes en Bruselas se volverá a hablar de Turquía y se le va a recordar que "debe ajustarse a las reglas democráticas europeas", porque "la exigencia democrática se aplica a todos".

"El Estado de Derecho debe aplicarse en todos los niveles del Estado, lo que está lejos de ser el caso", apuntó Ayrault, que reivindicó su derecho "a estar en desacuerdo" con Erdogan pero reconoció al mismo tiempo que "Turquía es un gran país, con una situación estratégica y miembro de la OTAN".

Interrogado sobre si Turquía es un aliado fiable en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), afirmó que "siendo sinceros, hay una parte de fiabilidad y otra de sospecha", cuestiones que se le plantearán en la reunión de ministros de Defensa de Washington de la coalición internacional de esta próxima semana.

Otro llamamiento

El presidente turco, sin embargo, no parece dispuesto a parar en su particular limpia. Este domingo en Estambul hizo un nuevo llamamiento a la ciudadanía a mantener ocupadas las plazas de las principales ciudades de Turquía durante la semana que viene tras el golpe militar del viernes.

"Esto no es un operativo de 12 horas. Esta semana es muy importante. No abandonen las plazas, no se relajen", dijo Erdogan después del entierro de varias víctimas del intento golpista.

Erdogan, sobre la demandsa de ejecuciones: "En las democracias, las demandas de la gente no pueden ser ignoradas. Las demandas son debatidas en las instituciones y haremos todo lo que sea necesario".

El presidente reiteró que la llamada "organización terrorista de Fethullah Gülen" está detrás del intento golpista, lo que le ha dado la posibilidad de limpiar a sus seguidores de todas las instituciones del Estado.

El discurso de Erdogan fue interrumpido por gritos como "queremos ejecuciones" a lo que el presidente respondió: "En las democracias, las demandas de la gente no pueden ser ignoradas. Las demandas son debatidas en las instituciones y haremos todo lo que sea necesario".

El presidente turco aseguró que Fethullah Güllen se ha infiltrado en todas las instituciones del Estado, desde el Ejército hasta la Judicatura, lo que requiere una limpieza con miles de detenciones.

"¿Es esto suficiente?, se preguntó Erdogan, que se respondió a sí mismo diciendo que "no" y agregó que los operativos y las detenciones continuarán.  "Dijimos que íbamos a entrar en sus cuevas. Ahora hemos entrado totalmente", aseguró Erdogan.

Al menos 161 personas (civiles, soldados leales y policías) murieron en el intento golpistas, mientras que 1.440 fueron heridas, aparte de un número no determinado de golpistas fallecidos. Según la oficina de gobernación de Estambul, 99 de los muertos y 1.081 de los heridos se registraron en esta ciudad.

Casi todas las víctimas, una de ellas un ciudadano marroquí, han sido identificadas, informó hoy el instituto forense de Estambul.