Público
Público

París aprueba continuar en la guerra libia

Apoyo mayoritario en la Asamblea Nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La clase dirigente francesa se confirmó como una de las más belicosas que existen en Occidente. Como un sólo hombre, los diputados de los dos partidos que aspiran al Gobierno en las elecciones de 2012, los conservadores de la UMP y los socialistas del PS, votaron de manera abrumadora en la Asamblea Nacional a favor de continuar con la operación militar en Libia. Tal y como había reclamado, ante la Cámara, el primer ministro conservador, François Fillon.

No hubo ninguna sorpresa en la sesión destinada a votar la prolongación de esta operación militar más allá de los cuatro primeros meses, votación exigida por la Constitución. Un total de 482 diputados votó a favor; es decir, la práctica totalidad de los pertenecientes a los partidos que apoyan al presidente, Nicolas Sarkozy, y la inmensa mayoría de los diputados socialistas.

Veintisiete diputados votaron en contra, casi todos ellos del Frente de Izquierdas (comunistas, socialistas disidentes y alterglobalistas) y de Europa Ecología Los Verdes. En el PS, sólo el histórico Henri Emmanuelli votó con la izquierda real contra la guerra en Libia. De los 204 diputados socialistas, 154 juntaron sus votos a los conservadores. Sólo un puñado de diputados del PS se ausentó de la sesión, y otro puñado más reducido aún (siete) se abstuvo.

Veintisiete diputados votaron en contra, casi todos ellos del Frente de Izquierdas

El Senado se aprestaba a confirmar ese 'sí' masivo a la operación que se inició el 19 de marzo, amparada por una resolución de la ONU que daba mandato para proteger a los civiles. Y esa autorización parlamentaria para proseguir los bombardeos del país puntero de la operación se produjo pese a que el pasado fin de semana fue pródigo en declaraciones gubernamentales, poco en línea con la resolución.

El canciller, Alain Juppé, y el titular de Defensa, Gérard Longuet, reconocieron implícitamente que la operación occidental está empantanada. Afirmaron que ahora París busca un acuerdo con el clan Gadafi para negociar el ascenso de los hombres fuertes de Bengasi.

Fillon, ante la cámara, calificó de 'justa' una operación que 'no cesa de evolucionar en la buena dirección'. 'Es ahora cuando la comunidad internacional debe mostrarse inflexible', añadió Fillon.

El general de división Vincent Desportes, sancionado ya en el pasado por Nicolas Sarkozy, criticó el pasado fin de semana la operación: 'Nos hemos embarcado en Libia como los norteamericanos en Irak en 2003, o Israel frente a Hizbulah en 2006, pensando que nuestra potencia letal bastaría para producir resultados políticos', afirmó.