Publicado: 25.01.2016 19:39 |Actualizado: 25.01.2016 19:39

El Parlamento danés vota mañana la ley que permite confiscar bienes a los refugiados

La propuesta ha despertado críticas entre las formaciones de izquierda y de instituciones como Amnistía Internacional o el Instituto para los Derechos Humanos, que acusan al Gobierno de que esta medida sólo endurecerá el reagrupamiento familiar.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El ministro de Relaciones Exteriores  de Dinamarca, Kristian Jensen, y el ministro de Integración y de Inmigración, Inger Stojberg, durante una reunión sobre las nuevas leyes de asilo danés. REUTERS

El ministro de Relaciones Exteriores de Dinamarca, Kristian Jensen, y el ministro de Integración y de Inmigración, Inger Stojberg, durante una reunión sobre las nuevas leyes de asilo danés. REUTERS

COPENHAGUE.- El Parlamento danés (Folketing) votará mañana y previsiblemente aprobará por amplia mayoría, un proyecto de ley sobre política de asilo que incluye polémicas medidas como confiscar dinero y objetos de valor a los refugiados para costear su estancia y limitar la reagrupación familiar.

La propuestas del Gobierno liberal en minoría cuenta con el apoyo de sus tres aliados del bloque de centroderecha y del Partido Socialdemócrata, primera fuerza de la oposición, que suman en total casi tres cuartos de la Cámara.



La reforma de la ley de extranjería, que incluye una treintena de medidas, ha estado rodeada de controversia desde su presentación en noviembre, lo que ha obligado al Gobierno del primer ministro Lars Løkke Rasmussen a cambiar hasta dos veces la normativa sobre confiscaciones, una práctica que ya emplean Suiza y varios estados federados alemanes como Baviera y Baden-Württenber.

La propuesta final excluye objetos "de valor afectivo especial" y triplica hasta 10.000 coronas danesas (1.340 euros) el valor mínimo de otras pertenencias y de dinero en efectivo que pueden requisarse.

El proyecto ha sido criticado por formaciones de izquierda, que acusan al Gobierno de mandar un mensaje simbólico a los refugiados; pero también en el seno de los partidos Liberal, que ha perdido a un popular eurodiputado, y Socialdemócrata, tres de cuyos parlamentarios han anunciado que votarán en contra mañana.

Asociaciones de abogados, el Instituto para los Derechos Humanos y Amnistía Internacional también se han sumado a la denuncia contra prácticas como el endurecimiento de la reagrupación familiar, que podría violar las convenciones europeas, "riesgo" admitido por la ministra de Integración danesa, Inger Støjberg.

Støjberg, que hace meses impulsó una campaña en medios libaneses para desincentivar las peticiones de asilo de sirios, ha defendido que cambiar las reglas de reagrupación es un método para reducir el flujo migratorio al que han recurrido otros países.

La ministra de Integración y el titular de Exteriores danés, Kristian Jensen, tienen previsto acudir hoy a la reunión de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia e Interior del Parlamento Europeo (PE), donde se debatirá el proyecto de ley danés.

Dinamarca, que implantó a comienzos de año controles fronterizos provisionales, recibió en 2015 a 21.000 solicitantes de asilo, un tercio más que en 2014.

La cifra es inferior a la del resto de países escandinavos y está lejos de la de Suecia, que con 163.000 peticionarios presenta la más alta de la Unión Europea (UE) per cápita.