Público
Público

El Parlamento israelí interrumpe sus vacaciones por las protestas indigandas

La oposición fuerza una sesión extraordinaria tras manifestarse 300.000 personas este fin de semana.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento israelí (Kneset) ha convocado una sesión extraordinaria, apenas unos días después de cerrar el periodo de sesiones, para debatir sobre las protestas de los indignados, que siguen creciendo y llevaron a las calles a unas 300.000 personas este fin de semana.

Los diputados tendrán que interrumpir su receso veraniego para atender las protestas. Han sido los partidos de la oposición, encabezados por el partido Kadima que dirige la exministra de Exteriores Tzipi Livni, los que han solicitado el debate, ha informado el diario Haaretz en su versión digital.

Livni ya pidió sin éxito la semana pasada la prórroga del periodo de sesiones: 'La Kneset no puede iniciar el receso, debe continuar trabajando. Las reformas que respondan a lo que está ocurriendo en las calles deben venir de la Kneset. No es momento para tomar vacaciones', declaró antes de que rechazasen entonces su propuesta.

Pero el debate, que tendrá lugar este miércoles o el próximo lunes y llevará el nombre de 'El gobierno impositor de Netanyahu está desconectado del pueblo e ignora su protesta social', se celebrará gracias a la recopilación de las firmas que llevó a cabo el Kadima. 

Esta mañana, cientos de jubilados y personas de la tercera edad se manifestaron en Tel Aviv frente al edificio gubernamental de Kiryat Hameshala para mostrar su apoyo a los jóvenes indignados que protestan en decenas de campamentos en todo el país por la carestía de la vivienda y de la vida y para pedir, también, que se atiendan sus propios problemas.

Los mayores se han unido al eslogan que exige justicia social y piden que se baje el precio de las medicinas, se cancele el impuesto del IVA a los productos de primera necesidad y no se bajen las pensiones. La pensión en Israel es de unos 400 dólares al mes, cerca de 600 en el caso de las parejas. Una de las más bajas de los países de la OCDE, asegura el servicio de noticias Ynet.