Público
Público

El Parlamento italiano salva a un diputado relacionado con la Camorra

La Cámara Baja libra del arresto por segunda vez, a Nicola Cosentino,  coordinador del partido de Berlusconi en Campania. Los fiscales le consideran el "exponente político del clan de los Casalesi".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nicola Cosentino quedará libre de la cárcel por segunda vez. El Parlamento italiano ha desestimado con 309 votos en contra y 298 a favor la solicitud de la Fiscalía de Nápoles para proceder al arresto del diputado del Pueblo de la Libertad de Silvio Berlusconi, y coordinador del mismo partido en Campania, acusado de ser el 'exponente político del clan de los Casalesi', el más sanguinario de la Camorra napolitana.

El voto se desarrolló en secreto a petición del PdL, lo que sin duda habrá influido en el resultado final. La Liga Norte de Umberto Bossi, que durante semanas había presionado a Il Cavaliere dando la sensación de apostar por el arresto, permitió a sus diputados votar libremente.

Cosentino, según las investigaciones de la Fiscalía, habría mediado con el banco Unicredit para la concesión de un crédito de 5,5 millones de euros a dos exponentes del clan de los Casalesi para la construcción de un centro comercial en Casal di Principe que luego no se levantó.

Apodado Nick O'mericano, el coordinador campano de Berlusconi consiguió que el técnico urbanístico de dicho ayuntamiento diera una licencia ilegal al clan mafioso para las obras, según la investigación.

Los Casalesi fueron descabezados en diciembre después de la detención en su búnker del capo dei capi, Michele Zagaria, huido de la justicia desde hacía 16 años.

El Parlamento ya libró en 2009 a Cosentino de una orden de arresto. Sobre él recaen, además, las sospechas de haber favorecido la compraventa de votos por parte de la Camorra.

Por otra parte, el Tribunal Constitucional desestimó la solicitud para la celebración de un referéndum enfocado a reformar la actual ley electoral italiana. El comité a favor de la consulta, con la colaboración del partido Italia de los Valores, de Antonio Di Pietro, recogió 1,2 millones de firmas en apenas tres meses.

El objetivo era la abolicion de la actual ley, conocida comunmente con el nombre despectivo de porcellum, y la eliminación de las reformas de la ley anterior, el matarellum.

La propuesta promovida por Di Pietro incluía la vuelta al voto nominal, lo que permitiría a los italianos elegir de manera directa a sus representantes en la Cámara Baja, la reducción a dos legislaturas el tiempo máximo que los políticos pueden ocupar sus escaños, y la imposibilidad de que aquellos diputados con condenas pendientes o que estén imputados puedan entrar en el Parlamento.

Los partidos han mostrado su predisposición a reformar la ley actual, pero con la decisión del Constitucional el proceso se retrasará, posiblemente, hasta la próxima legislatura.