Publicado: 04.01.2016 19:10 |Actualizado: 04.01.2016 19:10

El nuevo presidente del Parlamento venezolano anuncia una investigación "de dimensiones colosales"

Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática, es elegido por la oposición para presidir la Asamblea Nacional, que fiscalizará el uso del dinero público

Publicidad
Media: 2.60
Votos: 5
Comentarios:
El diputado opositor Henry Ramos Allup presidirá la Asamblea Nacional de Venezuela. / MIGUEL GUTIERREZ (EFE)

El diputado opositor Henry Ramos Allup presidirá la Asamblea Nacional de Venezuela. / MIGUEL GUTIERREZ (EFE)

El opositor Henry Ramos Allup, que mañana tomará posesión del cargo de presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, ha anunciado hoy que la investigación parlamentaria sobre el uso del dinero público será "de dimensiones verdaderamente colosales". 

Ramos Allup, secretario general del histórico partido socialdemócrata Acción Democrática, fue elegido ayer por la oposición venezolana para presidir durante los próximos cinco años la nueva Cámara, que será constituida mañana. La designación llega después de que la oposición obtuviese 112 diputados (frente a 55 chavistas) en las elecciones del pasado 6 de diciembre, aunque el Tribunal Supremo de Justicia decidió suspender la proclamación de tres de ellos. 

Sin embargo, esa decisión no será acatada mañana por los parlamentarios de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática, que no lograron acordar antes de los comicios quién sería el candidato a presidir la Asamblea Nacional. Finalmente, el resultado favorable de las urnas, que terminaron con quince años de mayoría parlamentaria chavista, dio pie a la elección de Ramos Allup, que sólo tuvo como contrincante a Julio Borges, diputado de Primero Justicia. Reunidos los diputados electos opositores, el primero contó con el apoyo de 62 y el segundo, de 49.

"Se puede y se debe revisar todo (...) y me temo que es tal el volumen de dinero público dispilfarrado, apropiado o robado que ésta va a ser una investigación de dimensiones verdaderamente colosales", afirmó quien desde mañana presidirá la Cámara, que comenzará a fiscalizar al Gobierno del presidente Nicolás Maduro y a revisar las leyes que no cuentan con el visto bueno de la oposición.



Ramos Allup destacó que una de las prioridades del nuevo Parlamento será un "proyecto de ley de amnistía y reconciliación nacional" para poner en libertad a los que consideran presos políticos. Lo harán, añadió, aunque el Gobierno esté en contra, pues a su juicio Maduro "no es quien para aceptar o no una ley porque nosotros tenemos facultades constitucionales para promulgarla en caso de que en su insensatez niegue tal promulgación".

El secretario general de Acción Democrática aseguró que presidirá una "verdadera Asamblea" y no "una caja de resonancia de ningún otro poder". Ramos Allup también adelantó que el Parlamento no concederá poderes especiales para legislar al jefe de Estado.

Un abogado de ascendencia libanesa

El nuevo presidente de la Asamblea Nacional tiene 72 años y una larga trayectoria. Un personaje que representa la vieja guardia política calificado por el fallecido presidente Hugo Chávez como un mal que había que combatir para alzarse con la Presidencia.

Abogado nacido en Valencia, en el céntrico estado de Carabobo, es hijo de dos descendientes de libaneses. Desde muy temprano manifestó su afinidad por la política e ingresó en las filas de Acción Democrática, un partido que ha vencido en las elecciones presidenciales en seis ocasiones y que, después de verse eclipsado por la Revolución Bolivariana, hoy vuelve a cobrar fuerza en el marco de la alianza opositora.

Diputado del 2000 al 2005, obtuvo un escaño en el Parlamento Latinoamericano en 2010 representando a la Mesa de la Unidad Democrática, a la que su partido se había integrado dos años antes junto a otras formaciones como COPEI, Primero Justicia, Proyecto Venezuela, Alianza Bravo Pueblo, Un Nuevo Tiempo y, así, hasta las treinta actuales.

Vicepresidente de la Internacional Socialista desde 2012, ejerció de portavoz de la oposición para combatir algunas iniciativas de Chávez, a quien tildó de "dueño" de un "pequeño circo", en referencia a Venezuela. Tras presentarse por la circunscripción número tres de Caracas, ahora vuelve a la Cámara, donde se ha marcado como objetivo "el cambio del presente Gobierno".