Publicado: 30.07.2016 09:49 |Actualizado: 30.07.2016 09:49

El Partido Demócrata de EEUU sufre un nuevo ciberataque y señala a Rusia

El Comité de Campaña Demócrata para el Congreso asegura que ha sufrido un ataque
que podría estar relacionada con anteriores 'hackeos'. El FBI inicia una investigación mientras Moscú tacha de "absurdas" las acusaciones.

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5
Comentarios:
El presidente de EEUU, Barack Obama, junto a la candidata a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata, Hillary Clinton. - EFE

El presidente de EEUU, Barack Obama, junto a la candidata a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata, Hillary Clinton. - EFE

WASHINGTON.- El Comité de Campaña Demócrata para el Congreso de Estados Unidos ha confirmado este viernes que ha sido víctima de un ciberataque similar al que ya sufrió el Comité Nacional del partido y que se saldó con la filtración de miles de correos electrónicos internos. Estos mensajes, publicados por el portal Wikileaks, sacaron a la luz el favoritismo de la cúpula demócrata hacia la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y obligaron a dimitir a la presidenta del Comité Nacional, Debbie Wasserman Schultz.

Ahora, el órgano responsable de las campañas para el Congreso también ha confirmado una intromisión similar pero niega que sus sistemas "hayan sido comprometidos". Fuentes citadas por el periódico The Washington Post han resaltado las coincidencias entre los dos ciberataques y han señalado de nuevo a los servicios de Inteligencia rusos.

La cúpula demócrata mantiene que los ataques tendrían como objetivo perjudicar a Clinton en favor del republicano Donald Trump, una teoría insinuada por el propio presidente estadounidense, Barack Obama. Rusia, por su parte, ha tachado de "absurdas" las acusaciones y ha advertido de que dañan las "relaciones bilaterales". "Es tan absurdo que roza los niveles de la total estupidez", ha declarado el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.



Estos incidentes han empañado la celebración de la convención en la que Clinton ha sido elegida como candidata oficial del Partido Demócrata a la Casa Blanca. Trump los ha utilizado como argumento político e incluso ha emplazado a Moscú a seguir por esta línea, aunque al día siguiente matizó que estaba siendo "sarcástico". 

La Policía federal estadounidense (FBI) ha abierto una investigación sobre los ciberataques. Las autoridades creen que el robo de información podría haber comenzado en junio, cuando se registró una conexión entre el Comité Nacional Demócrata (CND) y una web falsa que funcionaba bajo un nombre similar al de uno de los principales donantes del comité. La información relacionada con las donaciones, destinada a ser enviada a la empresa del donante en cuestión, ActBlue, fue transferida al sitio web falso, según fuentes oficiales.

El FBI ha asegurado que la dirección IP de la página web se asemejaba a la utilizada por un grupo de 'hackers' relacionado con el Gobierno de Rusia. "El FBI está investigando la intrusión cibernética en relación con el CND y está trabajando para determinar la naturaleza y consecuencias del incidente. Nos tomamos muy en serio los ataques de este calibre, por lo que continuaremos investigando para coger a aquellos que supongan una verdadera amenaza cibernética", ha comunicado el FBI.

A pesar de que tanto los expertos como el Gobierno de Estados Unidos estaban al corriente de las filtraciones que se estaban produciendo desde hace meses, la publicación de los correos electrónicos llevada a cabo por Wikileaks en los días previos a la nominación de Clinton ha cogido por sorpresa a los candidatos. La filtración ha puesto en tela de juicio la legalidad de las actividades internas del Partido Demócrata, cuyos miembros temen futuras publicaciones de documentos que puedan dañar su imagen política. El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ya ha advertido de que su organización cuenta con "mucho más material" relacionado con la campaña presidencial de EEUU.

Varios expertos en ciberseguridad han señalado que hay evidencias de que la responsabilidad del ataque esté en manos rusas. Sin embargo, el director de la Agencia Nacional de Inteligencia (NSA), James Clapper, ha aseverado que los servicios de Inteligencia no están aún preparados para "atribuir el ataque". Clapper ha admitido que "hay un número limitado de sospechosos" detrás del ataque, sugiriendo que la responsabilidad recae sobre un sólo actor estatal y no en un grupo independiente de 'hackers'.