Publicado: 15.12.2013 08:00 |Actualizado: 15.12.2013 08:00

El partido de Jean-Luc Melénchon se desvincula del PIE hasta marzo

El Parti de Gauche presionó hasta última hora para que Pierre Laurent no fuera reelegido presidente del PIE tras su pacto con los socialistas para la alcaldía de París. Su salida, en clave de protesta, será, de moment

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Una fuerza viva es una fuerza que discute, que debate, que se mueve. Cuando os hemos pedido ayuda no hemos recibido respuesta. A partir de esta noche os puedo asegurar que el Parti de Gauche (PG) se va a mover". Las palabras de François Delapierre en torno a las 19.30 horas del sábado ante el Pleno del Congreso del Partido de la Izquierda Europea (PIE) sonaron a despedida. El secretario nacional de la formación que lideran Jean-Luc Melénchon y Martine Billard acababa de exponer por enésima vez a los delegados de los 33 partidos desplazados a Madrid, que se oponía a la reelección de Pierre Laurent como presidente del PIE por una cuestión de coherencia.

Por una cuestión tan simple como que la izquierda alternativa se encuentra en un momento clave para su desarrollo y las alianzas con los partidos socialistas no deberían ser aceptadas. Más si cabe si en el documento político que aprobarán todos esta mañana se condena a la socialdemocracia al ostracismo por ser cómplice de la crisis. Poco después, fuentes del PG confirmaron a Público que, en efecto, era así. Un adiós. Aunque la decisión, que en un primer momento parecía definitiva, tiene un matiz importante. Será temporal. En concreto, hasta el mes de marzo de 2014, cuando pasen las elecciones municipales en las que el Partido Comunista de Francia (PCF) que preside Laurent se presentará en la lista de la socialista Anne Hidalgo para la alcaldía de París.

El enfrentamiento entre Melénchon y Laurent surge después del verano, cuando Laurent hace pública su decisión, que por otra parte es la que la militancia del PCF expresó en una consulta. Ambos, PG y PCF -junto a Gauche Unitaire y Ensemble- componen el Front de Gauche, que con Melénchon a la cabeza cosechó un resultado histórico con cuatro millones de votos en las presidenciales ganadas por François Hollande. En París, como en otros municipios donde se repite la coalición comunista y socialista, el Front de Gauche tendrá que presentarse con su propia lista.

Antes de que comenzara el Congreso, el PG se dirigió a todos los partidos que componen el PIE pidiéndoles su apoyo para presentar un candidato alternativo. Desde su punto de vista, si se quiere  trasladar realmente a la ciudadanía ese discurso de ruptura con la socialdemocracia europea, Laurent no es la persona adecuada. Pero no obtuvieron respuesta de ninguno. "Os ofrecimos que hubiera otro candidato, cualquiera, nos daba igual, incluso otro comunista francés, y no nos respondisteis. También os lo pedimos durante esta sesión del Pleno y todo el mundo ha respondido con el silencio. Y el silencio es una respuesta negativa no sólo para nosotros, sino para todos", dijo ayer Delapierre.

"Para todos, lo negativo es que el PG decida salir del PIE", dijo a Público una persona muy cercana a Laurent, que si bien entiende que la postura de los de Melénchon "es legítima", no cree que haya sido la correcta. Desde la presidencia del PIE se sigue valorando el encontronazo como algo circunscrito a Francia y por eso no debería haber sido uno de los ejes centrales del cónclave este fin de semana. Pero vaya si lo fue. Las caras ayer de los más cercanos a Laurent y la del propio presidente del PIE eran por momentos un poema. 

Laurent, según comentaron las mismas fuentes, se defendió planteando una pregunta: ¿Todos los partidos están a favor de que me quede y me voy a ir por uno? La pregunta también es legítima, pero el discurso del comunista francés el viernes, cuando presentaba el Congreso como un momento importante para decir 'no' a las políticas de austeridad de conservadores y socialdemócratas, pierde toda la fuerza. "¿Qué pensará la gente que aún cree en la política?", se preguntaban desde el PG. Fuera del hotel donde está trascurriendo el encuentro, entre cigarro y cigarro, algunos delegados se confesaban los unos a los otros que estaban de acuerdo con el PG pero que su partido veía las cosas de otro modo.

En cualquier caso, ha sido precisamente la insistencia del PG lo que ha empujado al Congreso hacia un debate más profundo del que se esperaba que hubiera. "Es cierto, han hecho un gran trabajo y se les ha reconocido", afirmaban desde el entorno de Laurent. De hecho, los de Melénchon, ante la negativa de buscar a un nuevo candidato, propusieron la posibilidad de crear una presidencia con dos máximos exponentes. Una mujer y Laurent, para así cumplir con una de las normas básicas de su formación: la paridad.

"El problema es que lo pidieron hace dos semanas. No ha dado tiempo a debatirse", insistían desde la presidencia. La idea, sin embargo, caló en otras formaciones y con una ronda frenética de reuniones bilaterales el PG consiguió formar un grupo que apoyara esa posibilidad. Por la tarde Laurent comunicó al Pleno que lo habían aceptado, pero que era una cuestión de futuro y que ahora se abriría un debate para que las organizaciones pudieran discutirlo con sus organizaciones en sus respectivos países.

La delegación del PG no vuelve con las manos vacías a París. Ayer mismo consiguieron el apoyo de Syriza, del Bloco de Esquerdas portugués, de Die Linke y de la Alianza Roja y Verde de Dinamarca para presentar una moción en el Congreso sobre ecosocialismo. Esas cinco fuerzas ya se han citado en París en enero para organizar una conferencia. "Estuve en París para la gran manifestación que organizó el Front de Gauche a principios de diciembre y pedí al PG que no se fueran, que se quedaran en standby hasta que consideraran oportuno. Por supuesto, podrán seguir hablando con todos. Con Die Linke, con Syriza, con Izquierda Unida, con todos", comentaban en presidencia. En cierto modo eso es lo que ha ocurrido finalmente: "Nosotros vamos a seguir hablando y reuniéndonos. No nos quedamos parados nunca", afirmaban desde el PG. 

Sobre lo que no hay lugar a dudas es del apoyo del PG a la candidatura de Alexis Tsipras a la Comisión Europea. "Eligiendo a Alexis Tsipras como nuestro candidato a la Comisión Europea estamos diciendo, como él mismo dijo esta mañana, que este es nuestro momento. Es el momento del pueblo, de que aquellos que han sido humillados en sus propios países por la Troika se venguen y, armados con su papeleta, puedan recordarles quién es el que debe ejercer el poder en Europa", dijo Delapierre durante su discurso.  

El cónclave terminará este domingo. Y el sabor será agridulce. Alexis Tsipras será candidato, pero el PIE tendrá - de manera temporal- un partido menos y un referente menos, Jean-Luc Melénchon, que hoy pondrá rumbo a Ecuador para pasar las navidades cerca del presidente Rafael Correa.