Público
Público

El partido ultra búlgaro extorsiona a sus diputados

Les obligaron a firmar, para poder asumir el escaño, avales crediticios de 150.000 euros a varias empresas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El partido de extrema derecha búlgaro, Ataka, extorsionó a varios de sus diputados al obligarlos a firmar, para poder asumir el escaño, avales crediticios de 150.000 euros a varias empresas off-shore instaladas en las islas Seychelles.

Los hechos ocurrieron en el año 2009 y han sido denunciados por un exmiembro de Ataka, según revela el diario búlgaro Standart.Ataka ha justificado esta práctica de corte mafioso diciendo que es 'legítima', porque garantiza la lealtad de los diputados al partido.

Aunque la Fiscalía búlgara ha abierto una investigación, el rotativo Standart denuncia que estas prácticas son frecuentes en el país balcánico, que es considerado como el más corrupto de la Unión Europea (UE).

Standart asegura que 'hasta ahora la Fiscalía ha actuado de manera muy titubeante ante los escándalos en torno a los diputados que entran en ese tipo de relaciones de dependencia' que socavan 'de manera directa la seguridad nacional y la soberanía del Estado' y son una 'innovadora forma de crimen organizado'.

Ataka fue creado en el año 2005 por el periodista Volen Siderov. Es una coalición de naturaleza fascista, según sus detractores, que se caracteriza por el antisemitismo, la homofobia y el odio racista a los gitanos y los turcos, que constituyen dos minorías étnicas importantes en Bulgaria.

En las elecciones presidenciales de 2006, Siderov consiguió el 21,5% de los sufragios en la primera vuelta, pero fue derrotado por el socialista Gueorgui Parvanov en la segunda. En la actualidad, el partido ultra tiene a 20 diputados en una cámara de 239 escaños.