Publicado: 04.10.2015 14:00 |Actualizado: 04.10.2015 19:38

Passos Coelho vota con "esperanza" y confía en que los próximos cuatro años sean mejores para Portugal

El primer ministro luso y líder de la coalición conservadora Portugal à Frente acudió a votar en un "día de esperanza".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Passos Coelho destaca que hoy es un "día de esperanza" y Costa expresa su "gran confianza". /REUTERS

Passos Coelho destaca que hoy es un "día de esperanza" y Costa expresa su "gran confianza". /REUTERS

LISBOA.- El primer ministro luso y líder de la coalición conservadora Portugal à Frente, Pedro Passos Coelho, acudió hoy a votar en un "día de esperanza" y confió en que los próximos cuatro años sean mejores que la última legislatura. Passos Coelho realizó estas declaraciones a los periodistas tras depositar su voto en un colegio electoral de Massamá, a las afueras de Lisboa, donde llegó sobre las 9.15 hora local (8.15 GMT) acompañado de su esposa.

El actual jefe del Gobierno luso, al que los últimos sondeos otorgan la victoria con alrededor del 35 % de los votos, aseguró que está "muy tranquilo" y esperó que "una parte significativa de los portugueses" acuda a ejercer su voto "a pesar del mal tiempo". "La abstención ha sido, infelizmente, mayor que aquello que todos desearíamos, y no sólo en las elecciones legislativas. Esa tendencia ha ido acentuándose. Espero que en estas elecciones pueda cambiar", señaló.



Passos Coelho desveló que piensa pasar el día con la familia hasta última hora de la tarde, cuando se reunirá con sus compañeros de coalición para seguir el escrutinio. Antes de Passos Coelho, su "número dos", el viceprimer ministro y segundo rostro visible de la coalición conservadora, Paulo Portas, ya había depositado su voto en el barrio lisboeta de Santos sobre las 8.30 hora local para "dar ejemplo".

Portas, que también aseguró que tiene "esperanza", recordó que en las últimas legislativas (2011) el país se encontraba "bajo asistencia externa y en una situación muy difícil" y celebró que hoy los portugueses "puedan hacer sus elecciones con la libertad recuperada". La figura pública que más madrugó fue el expresidente del quebrado Banco Espírito Santo (BES) Ricardo Salgado, que se encuentra en prisión domiciliaria y acudió a votar a un colegio electoral del balneario luso de Cascais pasadas las 8 horas y acompañado de un escolta policial vestido de paisano.

Salgado se limitó a comentar que estaba cumpliendo con su "deber ciudadano" al votar y que continúa creyendo que el país "puede salir adelante". Casi 9,7 millones de portugueses -de los cuales unos 240.000 residen en el extranjero- están llamados hoy a las urnas para elegir los 230 diputados que compondrán la Asamblea de la República entre las dieciséis candidaturas políticas que se presentan a las elecciones.