Público
Público

El pastor Jones confirma que no quemará el Corán "ni hoy ni nunca"

"Definitivamente no vamos a quemarlo", confirmó en un programa de televisión.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pastor radical Terry Jones, que ha acaparado la atención mediática en todo el mundo por su intención de quemar ejemplares del Corán, aseguró en un programa televisivo que no tiene planes de hacer tal cosa 'ni hoy, ni nunca'.

'Definitivamente no vamos a quemar el Corán, no. Ni hoy ni nunca', confirmó el polémico pastar durante su intervención en el programa 'Today' de la NBC en Nueva York, donde viajó anoche.

El máximo responsable del Departamento de Policía de Nueva York, Raymond Kelly, aseguró que sus agentes mantendrán vigilado en todo momento al pastor mientras se encuentre en la ciudad, para asegurar 'su propia seguridad', así como cualquier otro problema que pueda surgir.

La intención de su viaje es disuadir personalmente al responsable de un centro islámico que se planea construir cerca de la zona cero en Manahattan para que cambien su ubicación.

Sin embargo, el propio pastor confirmó que no tiene concertada reunión alguna con Feisal Abdul Rauf, el imán que está detrás del proyecto musulmán, en el que está previsto que se incluya una mezquita, además de un centro cultural. El pastor radical desea mantener esa reunión con el objetivo cambiar de ubicación el centro islámico, algo que se le ha pedido desde distintos frentes, como un gesto de respeto hacia las víctimas del los atentados.

Ayer, el imán Rauf remitió un escueto comunicado a la prensa en el que afirmaba que no planea reunirse con el pastor. 'Estoy dispuesto a reunirme con cualquiera que tenga un compromiso serio con la búsqueda de la paz. No hay una reunión de ese tipo planeada en este momento', afirmó el imán en el comunicado.

Además, reiteró que no han cambiado los planes de construir el centro comunitario islámico en un terreno ubicado a tan sólo dos manzanas de la zona cero.

La construcción del centro islámico ha generado una fuerte polémica entre quienes ven en este proyecto una manera de normalizar la situación de la comunidad musulmana de Nueva York y quienes consideran que es una falta de respeto hacia las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001.