Público
Público

El pastor Jones de Florida cancela la quema del Corán

Obama le había advertido de que el acto sería un "filón de reclutamiento" para Al Qaeda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Terry Jones, el pastor fundamentalista de la iglesia de Gainesville (Florida) que aspiraba a quemar coranes el sábado para 'conmemorar' los atentados del 11-S, anunció ayer que cancelaba su hoguera religiosa y que se reuniría mañana en Nueva York con el imán del polémico centro islámico cercano a la zona cero para pedirle que se traslade a otro sitio. Fuentes de la Casa Córdoba aseguraban, sin embargo, que las declaraciones de Jones eran totalmente 'infundadas' y que no había ningún tipo de acuerdo.

Jones compareció ante las cámaras de televisión para asegurar de forma algo desordenada que tras hablar con el imán Feisal Abdul Rauf, este se había comprometido a cambiar la ubicación de la Casa Córdoba. 'El pueblo estadounidense no quiere la mezquita de la zona cero, deberían cerrarla o trasladarla, lo consideraríamos como una señal de Dios', declaró Jones. 'El imán ha acordado trasladar la mezquita y hemos acordado suspender nuestro acto'.

Interpol lanza una alerta global por la 'alta posibilidad' de atentados

La situación es ahora más confusa y surrealista que nunca al haberse juntado los dos focos de tensión antiislamista en EEUU en vísperas del noveno aniversario del 11-S.

Antes de la rectificación del cura, el presidente Barack Obama declaró ayer que la hoguera sería un 'filón de reclutamiento'n 'acto destructivo' para Al Qaeda. 'Si [Jones] está escuchando, espero que entienda que lo que se propone hacer es totalmente contrario a nuestros valores como estadounidenses, este país se ha construido sobre las nociones de libertad y tolerancia religiosas', declaró el presidente en una entrevista a la cadena ABC.

Obama se hacía así eco de las protestas de otros miembros de su Gobierno, incluido el jefe de las fuerzas internacionales en Afganistán, el general David Petraeus, que fue el primero en advertir de las repercusiones de la hoguera en el mundo musulmán.

El 11-S habrá varias protestas contra el centro islámico en Nueva York

Las fuerzas de seguridad se temen lo peor. El FBI ha puesto en alerta a las autoridades locales ante posibles 'crímenes de odio contra musulmanes'. A nivel internacional, Interpol lanzó ayer una alerta global advirtiendo de la 'alta posibilidad de que se produzcan ataques violentos' en respuesta al plan de la iglesia integrista.

Tras semanas de silencio, el director del centro islámico de Nueva York, el imán Feisal Abdul Rauf, aseguró que seguiría adelante con su proyecto, aunque reconoció a la CNN que 'si hubiera sabido el dolor que iba a causar no lo hubiera hecho'. A estas alturas de la polémica, dijo Abdul Rauf, dar marcha atrás sólo supondría una victoria para los radicales.

Justo después de las ceremonias que cada año marcan el momento del impacto de los dos aviones que se estrellaron contra las Torres Gemelas, están previstas varias manifestaciones en contra del centro, algunas promovidas por familiares de las víctimas.

Las veleidades del calendario han querido que el 11-S coincida con la fiesta de Eid al-Fitr que marca el final del Ramadán. Las comunidades musulmanas temen que los malentendidos culturales les jueguen una mala pasada y que sus vecinos, ajenos a otras tradiciones, confundan el festejo con una celebración los atentados.

Muchas han optado por mantener un perfil bajo. 'Espero que la mayoría de la gente tenga suficiente sentido común como para no hacer fiestas un 11-S por lo que supone para el país', dijo el imán Humza Chaudry, de la mezquita Thawr en Seattle; 'el rezo debe ser la principal celebración'.