Público
Público

La pena de muerte de 21 imputados por la tragedia de Port Said despierta la rabia de miles de jóvenes egipcios

Dos manifestantes elevan a 10 las víctimas de la semana en enfrentamientos con fuerzas de seguridad. Quemadas la sede de la Federación Egipcia de Fútbol y el Club de la Policía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un tribunal egipcio ha ratificado este sábado las 21 primeras condenas de muerte que dictaminó el pasado mes de enero a los imputados por la tragedia del estadio de Port Said, que dejó 74 muertos y más de 1.000 heridos durante el violento enfrentamiento entre ultras, y ha sentenciado a cadena perpetua a cinco de los 52 implicados restantes. También se han impuesto diez sentencias de cárcel adicionales de entre diez a quince años, otras cinco de diez años, y dos sentencias de cinco años. Los incidentes tuvieron lugar en un contexto caracterizado por un marcado componente político, en el período de transición guiado por el Ejército egipcio tras el derrocamiento de Hosni Mubarak.

Un total 28 personas han sido absueltas de los cargos. Mientras, el antiguo jefe de seguridad de la ciudad de Port Said, Essam Samak, ha sido condenado este sábado a 15 años de cárcel. Junto a él, ha sido condenado a cadena perpetua el jefe del Departamento de Seguridad de los Cuerpos de Agua de la ciudad, Mohamed Saad. Otros siete agentes que aguardaban sentencia este sábado han sido absueltos. También ha resultado absuelto Mohsen Sheta, el gerente del club de fútbol del Masry, uno de los combinados que jugó el partido donde tuvo lugar la tragedia, y su jefe de seguridad Mohamed El Desouk.

Grandes columnas de humo se elevaban sobre la isla de Zamalek poco después de que se hubiera hecho público el veredicto. Y es que estas noticias han encendido la indignación de los ultras del equipo cairota Al Ahly, que han saqueado e incendiado este sábado la sede de la Federación Egipcia de Fútbol y el Club de la Policía. Poco después, cientos de jóvenes que se dirigían a través de los puentes sobre el Nilo hacia el centro de la ciudad, donde se ubican la plaza Tahrir y el Ministerio del Interior, han dado media vuelta y regresado hacia la sede del equipo Al Ahly.

Los incidentes de este sábado llegan después de seis días seguidos de protestas en las calles egipcias en respuesta a las muertes producidas en los enfrentamientos con la Policía. Al menos diez personas han muerto en los incidentes registrados en manifestaciones en Port Said esta semana, incluidos tres agentes de la Policía. Los dos últimos fallecidos se ha producido este mismo sábado, tras un enfrentamiento entre los antidisturbios, que disparan gases lacrimógenos, y los manifestantes, que se defienden con piedras y bengalas, según informaron a Efe fuentes de seguridad de El Cairo.

Los manifestantes han portado pancartas en las que se podría leer 'Con sangre, te redimiremos, Port Said' y 'El pueblo quiere la caída del régimen'. Durante la protesta, los concentrados han pedido además la expulsión de la ciudad de las fuerzas de seguridad.