Público
Público

La 'Pensión Libertad' de Tarek Shalaby

Tarek, un cairota de 26 años, relata el día a día de la revolución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si la revuelta contra Mubarak triunfa en Egipto, Tarek Shalaby, cairota de 26 años, les podrá contar orgulloso a sus nietos que su abuelo fue uno de esos jóvenes que participaron activamente en la revolución. Este es su relato:

Martes, 25 de enero

Estaba en mi oficina en Dokki [una agencia de diseño web] esperando a la manifestación convocada por Facebook. Cuando vimos pasar a la gente hacía el centro nos unimos y estuvimos manifestándonos hasta que cayó la noche.

Miércoles, 26

Fui al centro con un par de amigos. Nos encontramos con unos diez baltageia [como llaman los manifestantes a los matones] acompañados por una veintena de policías y nos tuvimos que retirar.

Jueves 27

Me di una vuelta y vi mucha policía. Me volví a casa a organizarme con mis amigos por internet.

Viernes 28

El gran día de la revolución. Fuimos a una mezquita del barriode Mohandesín. Después estuvimos luchando contra la Policía toda la tarde en los puentes sobre el Nilo para intentar llegar a la plaza Tahrir. Cuando hicimos la entrada triunfal me puse a llorar de la emoción. Después volvimos a luchar en la entrada del Ministerio del Interior.

Sábado 29

Me llamaron de una televisión de derechas española y me despedí diciendo: 'Viva la revolución. Hasta la victoria siempre'. Luego uno de los contertulios dijo que yo era un 'rojo peligroso'.

Domingo 30

A las cuatro de la tarde llegué a la plaza con mi tienda de campaña. La primera que se instaló en Tahrir. La llamamos Bansiyoun al-Horreya, Pensión Libertad, en árabe.

Lunes 31

Mi madre y mi hermana vinieron conmigo a la plaza y montamos el campamento.

Martes 1

Ese día la plaza estaba llena de gente. Era el día de la marcha del millón de personas. Pasé todo el día allí.

Miércoles 2

El peor día. No podía creer que nuestro presidente mandara a los baltageia para que nos matáramos entre nosotros. No podía creer que la revolución estaba a punto de arruinarse porque Mubarak se quería quedar en el poder. Cuando entraron los caballosdecidí que era el momento de defenderse.

Jueves 3

Ese día me quedé todo el día de guardia en la plaza por si venían los de Mubarak.

Viernes 4

Hemos pasado un día tranquilo y festivo en la plaza.