Público
Público

Otro pensionista griego se suicida acuciado por la crisis

El hombre, de 61 años y con dos hijos, dejó una nota en la que decía: "Espero que mis nietos no nazcan en Grecia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un nuevo suicidio por la crisis económica ha conmocionado a Grecia este miércoles. Un pensionista de 61 años ha sido hallado ahorcado de un árbol en un parque en El Pireo, junto a una nota de suicidio.

Según informa Athens News, Alexandros -padre de dos hijos- era un hombre muy trabajador cuyos graves problemas económicos le llevaron a tomar esta decisión. Sus vecinos, además, explicaron que trabajaba en reparación de bancos y en la construcción, entre otros empleos.

La nota de suicidio que fue encontrada junto a él decía:

'La Policía no me conoce. Nunca he bebido en mi vida. Mujeres y drogas solo las he visto en mis sueños. Nunca he estado en un kafenio (un café), ¡Trabajaba todo el día! Pero cometí un crimen horrible: me convertí en un profesional a los 40 años y me hundí en las deudas. Ahora soy un idiota de 61 años y tengo que pagar. Espero que mis nietos no nazcan en Grecia, ya que aquí no habrá más griegos. Dejadlos al menos aprender otro idioma, !Porque el griego será borrado del mapa! A menos, por supuesto, que haya políticos con los huevos de Thatcher que nos ponga a nosotros y al Estado en su sitio'.

El sucidio de Alexandros no es, desde luego, el primero desde que comenzó la crisis, que azota de forma especialmente grave a Grecia. De hecho, la tasa de suicidios en Grecia ha pasado, en solo tres años, de ser la más baja a la más alta de Europa a causa de la gravísima crisis económica que sufre el país y a los problemas de depresión y ansiedad que se derivan de ella, según informaron hace unos meses las autoridades sanitarias y los expertos psiquiátricos.

El más conocido fue el del pasado mes de abril, cuando un jubilado de 77 años se suicidaba frene al Parlamento Griego, en Atenas, tras afirmar que se negaba a buscar comida entre la basura.

Tras ellos, hace solo unos días, un griego y su madre se suicidaban al arrojarse desde un quinto piso, debido a sus problemas económicos y a las necesidades de la anciana, que tenía 90 años y sufría alzhéimer.