Público
Público

Perú decide su futuro en los comicios más reñidos

Sondeos a pie de urna dan 4 puntos de ventaja a Humala sobre Fujimori

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A las nueve de la mañana, la entrada del Colegio Nuestra Señora del Carmen, un instituto del barrio de clase media de Benavides en Lima, ya estaba colapsada por los electores, que acudían a las urnas para elegir entre la neoliberal Keiko Fujimori y el socialista nacionalista Ollanta Humala como futuro presidente de Perú. Pocos de los votantes hablaban y muchos tenían prisa para dejar la papeleta. El voto es obligatorio en el país latinoamericano y al que falta a su deber le multan según su nivel económico: entre tres y cien euros.

'Yo estoy a favor de Keiko', lanzó una joven de 25 años en la cola. 'La mayoría de la gente de este barrio está con Keiko', aseguró Yolanda, que prefirió no revelar su voto. Otra mujer de unos 60 años, acompañada por su esposo y sus nietos, explicó: 'Voto por Keiko, como muchos de aquí, porque estoy segura de que ella, aunque gobierne mal, devolverá el poder en cinco años'. Y añade en voz baja: 'Todos los que no quieren decir por quién van a votar, es que han elegido a Ollanta Humala'.

Sin embargo, unos metros más lejos, en el patio del colegio, frente a una mesa de urnas, Carlos, de 35 años, lo niega: 'Somos muchos los que decimos que votamos por Ollanta. ¡Yo tendría vergüenza de decir que voto por Fujimori!'. Como muchos defensores del cambio social, Carlos tiene previsto seguir los resultados en la plaza Dos de Mayo, en el centro de Lima, donde debían reunirse los seguidores de Humala.

Las elecciones se desarrollaron bajo estrictas medidas de seguridad

Los primeros sondeos a pie de urna, difundidos antes del cierre de los colegios electorales, dieron vencedor a Ollanta Humala, con alrededor de cuatro puntos de ventaja sobre Keiko Fujimori.

Tanto en Lima como en el resto del país, las elecciones se desarrollaron bajo estrictas medidas de seguridad. Cada colegio electoral contaba con unos 15 militares armados. En Puno, donde tuvo lugar el paro de los indígenas antimineros, se incrementó el número de policías como medida de prevención. El nivel de seguridad aumentó el sábado tras el ataque contra una patrulla de militares en la región de Cusco. El jueves pasado, un militar fue asesinado en esta misma zona por supuestos guerrilleros.

Las autoridades acusaron a los llamados 'remanentes' de Sendero Luminoso que no respetan el alto el fuego unilateral decretado por el fundador de la organización, Abimael Guzmán, tras su arresto en 1995. La mayoría de los 'remanentes' operan en valles cocaleros de la selva peruana. Si bien el número de militantes no supera el medio millar, su conocimiento del terreno les permite atacar con cierta frecuencia a las patrullas militares y policiales de la zona, causando cada cierto tiempo víctimas mortales.

'Este ataque es un atentado no sólo contra la democracia'

La lucha contra los narcotraficantes no fue un tema estrella de la campaña electoral, aunque los candidatos tuvieron que hablar del tráfico de droga, un problema que afecta cada vez más a la sociedad peruana. 'Este ataque es un atentado no sólo contra la democracia. Lo lamentamos, lo condenamos y ratificamos nuestro compromiso por trabajar por la paz', señaló Fujimori.

Humala se solidarizó con las familias de los tres militares fallecidos y de los seis heridos: 'He combatido al terrorismo cuando era soldado. No vamos a perdonar ningún tipo de tolerancia a estos remanentes aliados con bandas de narcotraficantes. Debemos llevar el Estado a esos rincones para que Perú no tolere que estos remanentes se establezcan'.

Los dos candidatos repitieron sus llamadas a la concertación y a la tranquilidad tras una de las campañas más polarizadas que se recuerdan en el país. 'Buscaré consensos de todos los partidos contra la impunidad y la corrupción y para que el crecimiento llegue a todos', dijo Humala. 'Tras las elecciones, debemos buscar cuáles son nuestras coincidencias y dejar de lado nuestras diferencias', respondió Keiko.