Público
Público

Petrobras, un titán ante una encrucijada

Analistas e inversores siguen de cerca los movimientos en la petrolera brasileña, que trata de recuperarse de la grave crisis causada por los escándalos de corrupción política y las turbulencias en el mercado internacional del crudo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tanques de almacenamiento de la petrolera estatal brasileña Petrobras, en Brasilia. REUTERS/Ueslei Marcelino

El gigante Petrobras, la mayor empresa de Brasil, se encuentra en el centro de una encrucijada después de la salida de su presidente, Pedro Parente, quien dejó el cargo ante la presión política para reducir el precio del combustible.

En pleno año electoral, el nuevo presidente de la empresa estatal, Iván Monteiro, tiene por delante el desafío de mantener la independencia en la política de precios de la petrolera, en un momento en que las constantes alzas del combustible han llevado al Gobierno a subsidiar los precios tras la huelga camionera.

El presidente de Brasil, Michel Temer, garantizó el viernes que el Ejecutivo no interferirá en la política de precios de Petrobras, pero el mercado muestra recelo después de los últimos acontecimientos y tras la marcha de Parente.

La renuncia del ejecutivo, quien llegó al cargo en junio de 2016, ha aumentado la presión sobre el Gobierno para que anuncie medidas capaces de frenar la volatilidad en las tarifas de los combustibles, las cuales actualmente dependen de las oscilaciones en el mercado internacional.

La sede de petrolera estatal brasileña Petrobras, en Rio de Janeiro. REUTERS/Sergio Moraes

Las fuertes y constantes subidas del precio de los combustibles desencadenaron en una grave huelga de camioneros que prácticamente paralizó Brasil y cuyas secuelas todavía se sienten días después de llegar a su fin.

No obstante, los inversores siguen de cerca los últimos movimientos en la petrolera, que continúa en la senda de la recuperación después de la grave crisis causada por un gigantesco escándalo de corrupción y las turbulencias en el mercado internacional.

Image de la huelga de camioneros de Brasil por el elevado precio del diesel. EFE/Antonio Lacerda.

"El mercado va a esperar a ver lo que sucede. Van a haber ajustes de corto plazo de carácter especulativo, pero el inversor de largo plazo va a estar atento", afirmó el analista Pedro Galdi, de la consultora Mirae.

Petrobras perdió el viernes 40.400 millones de reales (unos 10.727 millones de dólares) en valor de mercado tras la renuncia Parente y los papeles de la estatal se dejaron más de un 14% en la Bolsa de Valores de Sao Paulo.

Para el analista, si el Gobierno decide finalmente interferir en la política de precios de Petrobras "va a generar una desconfianza en el inversor" y va a "poner más leña en la hoguera" de la economía brasileña, que continúa frágil a pesar de la lenta y gradual recuperación del año pasado.

Brasil creció un 1% en 2017, tras las contracciones del 3,5% en 2015 y en 2016, cuando el país enfrentó su más grave recesión varias décadas.

El dimitido presidente de la petrolera estatal brasileña Ptrobras, Pedro Parente, en una rueda de prensa en Rio de Janeiro. REUTERS/Sergio Moraes

En su carta de renuncia, Parente aconsejó al presidente Temer a "continuar con su histórica contribución para la empresa" y "apoyarse en las reglas corporativas que tanto fueron perfeccionadas en los dos últimos años".

Según los analistas, Parente levantó la bandera de la recuperación de Petrobras y capitaneó la reducción de la deuda de la compañía.

El ejecutivo también fue el encargado de establecer la política de precios de "naturaleza empresarial", una medida que ayudó a la empresa a recuperar su valor pero que lo convirtió en blanco de las críticas en la huelga de los camioneros.

A pesar de que Petrobras reiteró que gran parte de los elevados precios del combustible en las gasolineras era consecuencias de los altos impuestos de Brasil, Parente y la política de precios de la estatal acabaron en el centro del huracán en un momento de descontento social.

Se espera que el futuro de esa política entrará previsiblemente en el la hoja de ruta del debate electoral para los comicios de octubre y varios candidatos presidenciales ya han comenzado a expresar su opinión sobre el asunto.