Publicado: 30.07.2015 11:51 |Actualizado: 30.07.2015 12:25

El PKK responde a los bombardeos de Turquía matando a tres militares

Los ataques tienen lugar en medio de una amplia operación turca contra los kurdos con ofensivas del ejército y cientos de detenciones. Mientras, tanto el PKK como Turquía prosiguen su guerra por separado contra el Estado Islámico

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Militantes kurdos acuden a luchar al norte de Irak tras responder a la llamada del PKK, en una imagen de archivo. REUTERS

Militantes kurdos acuden a luchar al norte de Irak tras responder a la llamada del PKK, en una imagen de archivo. REUTERS

ESTAMBUL.- Tres soldados turcos y un supuesto miembro de la guerrilla kurda han muerto hoy durante el ataque a un convoy militar en la provincia de Sirnak, en el sureste de Turquía, según anunció el Ejército en su página web. El tiroteo, del que las Fuerzas Armadas responsabilizan al PKK, tuvo lugar a las 6.10 GMT.

Varios helicópteros y una unidad de comandos han sido enviadas a la zona, ha informado el ejército, añadiendo que no podían facilitar más datos porque la operación todavía está en curso.

Este ataque del PKK se produce un día después de que la aviación turca bombardease con cazas F-16 varias posiciones de laguerrilla kurda en el norte de Irak, que se saldaron con un resultado de al menos nueve muertos.



Con el nuevo ataque kurdo, se eleva a 10 el número de miembros de las fuerzas de seguridad turcas asesinados en ataques de la guerrilla desde que se rompiera el viernes pasado la tregua y el proceso de paz iniciado en marzo de 2013.

El martes el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, anunció que daba por terminado el proceso de paz iniciado en 2013 con el PKK, porque este grupo "amenaza la unidad nacional", y confió en que la OTAN tome las decisiones apropiadas para apoyar a su país.

Erdogan acusó al PKK de haberse "aprovechado" del plan de paz y aseguró que su país seguirá atacando sus posiciones en el norte de Irak, una ofensiva que inició el pasado viernes.

Al respecto, Dalil Named, miembro de la oficina de Relaciones Exteriores del PKK, aseguró que su partido insiste en "la tregua y la paz". "Estamos en una posición de defensa porque los turcos combaten en representación del (grupo terrorista) Estado Islámico (EI) y nosotros luchamos contra este", subrayó.

Además de los bombardeos, está teniendo lugar en Turquía desde la semana pasada una amplia operación contra el PKK y contra el Estado Islámico que se ha materializado en cientos de detenidos de ambas formaciones.

Sin embargo, desde el partido de la izquierda prokurda, el HDP, ha denunciado que la operación policial se dirige principalmente contra sus propias bases, al igual que el objetivo primordial de la doble ofensiva militar iniciada el viernes es el PKK y no el Estado Islámico.

Este último punto fue confirmado por el presidente, Recep Tayyip Erdogan, quien ayer subrayó que el tema principal llevado a la reunión de la OTAN en Bruselas era la campaña contra la guerrilla kurda.

Los kurdos capturan a 150 miembros del Estado Islámico en Siria

Las Unidades de Protección del Pueblo, milicias kurdosirias, han capturado a 150 hombres y jóvenes de la localidad de Serrin, en el noreste de Alepo, a los que acusan de colaborar o pertenecer al grupo terrorista Estado Islámico (EI), informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG, que citó a testigos y activistas en la zona, señaló que los milicianos kurdos se han llevado a los prisioneros a otras áreas que controlan en el noreste de Alepo.

Mientras, han dejado a sus familias, la mayoría mujeres y niños, bajo arresto domiciliario en casa de uno de los vecinos del pueblo.

Las Unidades de Protección del Pueblo y combatientes de facciones rebeldes aliadas arrebataron al EI el control de Serrín el pasado día 27.

En la ofensiva, que duró más de veinte días y en la que murieron decenas de extremistas y una veintena de sus oponentes, las fuerzas kurdas contaron con el respaldo de los aviones de la coalición internacional, liderada por EEUU.

Serrín se ubica al sur del enclave kurdosirio de Kobani, fronterizo con Turquía, y objetivo de un ataque de los yihadistas entre septiembre y enero, que fue repelido por las Unidades de Protección del Pueblo.

El EI proclamó en junio de 2014 un califato en Siria e Irak, donde ha tomado amplias partes de territorio.