Público
Público

Polémica tras la liberación en Siria de un periodista de 'La Stampa' y un profesor belga

Ambos escucharon una conversación en inglés de sus captores en la que afirmaban que Al Asad no lanzó el ataque químico. El maestro asegura que la fuente es fiable

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La liberación del periodista italiano Domenico Quirico tras haber pasado cinco meses secuestrado por un grupo armado en Siria ha comenzado rodeada de polémica después de que su compañero durante el cautiverio, el politólogo y profesor universitario, Pierre Piccinin asegurara a una emisora de radio que ambos tenían pruebas de que el ataque químico a las afueras de Damasco no fue obra de Bashar al Asad sino de los rebeldes. Quirico, en sus primeras declaraciones al diario turinés La Stampa, para el que trabajaba como enviado en Siria, ha aclarado que lo único que ambos escucharon fue una conversación vía Skype de tres personas desconocidas y que eso no demuestra nada.

'Es una locura decir que yo sé que no ha sido Al Asad el que usó el gas [...] No sabíamos nada de lo que estaba pasando en Siria durante nuestra detención y por lo tanto tampoco sobre el ataque con gas en Damasco. Un día, sin embargo, desde la habitación donde estábamos retenidos, a través de una puerta cerrada, escuchamos una conversación en inglés vía Skype con tres personas de las que desconozco sus nombres como protagonistas. Uno se nos había presentado como un general del Ejército Libre de Siria. El segundo esta con él y era una persona a la que no había visto nunca. Tampoco sabemos nada del tercero, conectado vía Skype'.

Quirico explicó que en esa conversación, 'decían que la operación del gas en los dos barrios de Damasco había sido obra de los rebeldes como provocación para inducir a Occidente a intervenir militarmente y que según ellos el número de muertos era exagerado'. Sin embargo, la prudencia del periodista le lleva a afirmar que 'yo no sé si esto es verdad pero nada me dice que lo sea porque no tengo ningún elemento que lo pueda confirmar y tampoco tengo idea de lo fiables que podían ser esas personas ni de su identidad'

'No estoy en grado ─ continuó ─ de decir si esa conversación se sustenta sobre hechos reales. No suelo darle veracidad a una conversación esuchada a través de una puerta. Además, hay que tener presente la condición en que estábamos [...] Sólo doy por ciertas las cosas que he podido verificar. Es una locura decir que yo sé que no fue Al Asad'.

Quirico, de 62 años, es un profesional muy contrastado y con una carrera intachable. Ha pasado por numerosos conflictos y en los últimos años fue el enviado de La Stampa para cubrir la Primavera Árabe. El diario denunció su desaparición el 29 de abril tras estar más de 20 días sin saber nada de él.

Piccinin, por su parte, es profesor en la Escuela Europea de Bruselas  y su relato de la historia es mucho más intensa. En declaraciones a la RTL, sostuvo que ambos contarían la verdadera historia del ataque químico 'cuando La Stampa estime que ha llegado el momento para publicar esta información'. 'Es un deber moral decirlo, no ha sido el Gobierno de Al Asad. Tenemos la certeza porque escuchamos una conversación de los rebeldes [...] Estábamos desesperados por estar retenidos ahí, bloqueados con esta información y nos era imposible contarla'.

El profesor aseguró que ambos habían sufrido la violencia de los rebeldes, pertenecientes a las brigadas de Abu Amar, y que incluso intentaron escaparse armados con dos kalashnikov pero que fueron interceptados.