Público
Público

Polémico plan de EEUU en el G-20

Propone limitar los déficit o superávit corrientes de los países para estabilizar las divisas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una vez más, EEUU ha dado el primer paso para reactivar el debate en la cumbre de ministros de Economía delG-20 que tiene lugar estos días en la ciudad surcoreana de Gyeongju. Y lo ha hecho en su propio interés: para contener la preocupante guerra de divisas. En una carta dirigida a los ministros, el secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, propuso ayer limitar tanto el déficit como el superávit en las balanzas por cuenta corriente (que incluye los intercambios comerciales, las inversiones o los servicios financieros) como método indirecto para estabilizar el mercado de divisas.

La propuesta de Geithner habla de establecer una horquilla de hasta el 4% del PIB y hacerlo progresivamente hasta alcanzar ese porcentaje en 2015. De esta forma, los países que tiendan a registrar superávit en su balanza corriente (es decir, que venden más de lo que compran), como ocurre con China, Japón o Alemania, se verán obligados a aplicar medidas para fomentar el consumo de sus ciudadanos y así hacer crecer su demanda interna. Por el contrario, los países que tiendan al déficit (que compran más de lo que venden), como es el caso de España, tendrán que aumentar el ahorro y mejorar sus ventas en el exterior.

Fuentes de la delegación española en Gyeongju aseguraron ayer que esta propuesta aún no se había materializado oficialmente, aunque el ministro de Finanzas japonés, Yoshihiko Noda, aseguró que sí. La posición estadounidense ya se ha encontrado con el rechazo de países emergentes, como China e India, y de otros como Japón, todos ellos eminentemente exportadores y a los que no les interesan medidas que contengan sus flujos comerciales. El ministro de Finanzas japonés tachó la propuesta de 'poco realista'. Alemania dice que no es conveniente poner límites artificiales a las balanzas.

'Los mercados emergentes del G-20 con divisas significativamente devaluadas y reservas necesitan permitir que sus tipos de cambio se ajusten totalmente en el tiempo a niveles consecuentes con sus fundamentos económicos', dijo Geithner.

China tendrá un superávit comercial del 7,8% de su PIB en 2015, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional. Una de las medidas que podrían tomar las potencias exportadoras sería precisamente fortalecer su moneda, una decisión que EEUU o la UE esperan que haga China, que se resiste a apreciar el yuan para seguir así siendo más competitiva.

Otras economías que registrarán una balanza corriente positiva en 2015 serán Alemania, que tendrá un superávit del 3,9%, Noruega o Suiza, que llegarán al 15,8% y al 11,3%, siempre según las previsiones del FMI.

En el caso de España, su problema es el contrario, el déficit comercial: hay más consumo interno que ventas al exterior. El FMI señala que en 2015 nuestro país tendrá un déficit del 4,3%del PIB. Portugal o Australia registrarán también saldos negativos.