Público
Público

La policía afirma que Breivik se entregó con las manos en alto

El autor confeso del doble atentado se entregó tras quedar rodeado por los agentes  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El autor confeso del doble atentado de Noruega, Anders Behring Breivik, se entregó a la policía con las manos en alto y después de haber depuesto sus armas, informaron hoy fuentes de la policía, cinco días después de los ataques que costaron la vida a 76 personas.

Breivik, al que los servicios secretos noruegos (PST) consideran un 'lobo solitario', se entregó tras quedar rodeado por agentes de la unidad especial 'Delta' en la isla de Utøya.

'Le gritamos que éramos policías armados para llamar su atención. De pronto lo tuvimos ante nosotros, con los brazos en alto sobre la cabeza. Su arma estaba 15 metros detrás de él y lo detuvimos con toda normalidad', relató un miembro de ese comando, Jacob Baertnes, en conferencia de prensa.

La fuente policial no dio más detalles acerca de cómo se procedió al arresto ni tampoco se pronunció respecto a una supuesta demora hasta que las fuerzas de seguridad llegaron a la isla.

La operación policial ha sido objeto de crecientes críticas, ante el goteo de informaciones aparecidas según las cuales los agentes no llegaron con la celeridad debida porque no tenían un bote a punto, según unos medios, o a que no pudieron utilizar un helicóptero por razones presupuestarias, según otros.

Breivik asesinó a 68 participantes en el campamento de las juventudes socialdemócratas de la isla, tras disparar indiscriminadamente durante más de una hora mientras los asistentes a la reunión, adolescentes en su mayoría, trataban desesperadamente de huir, lanzándose a las aguas del fiordo, o de esconderse en el bosque.

'Le gritamos que éramos policías armados para llamar su atención'

Las ocho víctimas restantes murieron en un atentado con bomba contra un edificio gubernamental en Oslo del que también Breivik confesó su autoría.

En su primera comparecencia ayer ante el juez, Breivik confesó ser el autor de la matanza aunque dijo no reconocerse culpable, tras lo que afirmó que contaba con dos células de su organización.

La jefa del espionaje noruego, Janne Kristiansen, calificó a Breivik de 'lobo solitario' en declaraciones a la televisión británica BBC. Breivik, noruego y de 32 años, ingresó en prisión preventiva y estará cuatro semanas en régimen de aislamiento.