Público
Público

La policía alemana levanta una sentada ante la llegada del convoy nuclear

El tren ha sido objeto de protestas durante todo el fin de semana.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La policía alemana procedió hoy a levantar una sentada de dos centenares de manifestantes antinucleares apostados desde ayer a las puertas del cementerio atómico de Gorleben (norte de Alemania) a la espera de la llegada del convoy de residuos a ese depósito.

El contingente antidisturbios, que durante toda la mañana optó por 'dejar hacer' a los manifestantes, empezó con la operación de llevarse, uno a uno y en volandas, a los antinucleares.

El convoy ferroviario, formado por once vagones con barillas de combustión de centrales alemanas reprocesadas en la planta de Le Hague (Francia), llegó ayer de madrugada a la estación de Dannenberg, población vecina al cementerio nuclear. Este lunes empezó el proceso de trasladar los contenedores del convoy ferroviario a camiones, con los que se recorrerán los últimos 20 kilómetros hasta el depósito de Gorleben. La operación acumula ya unas quince horas de retraso debido a los múltiples obstáculos, bloqueos y sentadas que el convoy tuvo que sortear en los 1.000 kilómetros de trayecto por Alemania, desde el sur del país a Dannenberg, en el estado federado de Baja Sajonia.

En Dannenberg se habían concentrado unas 16.000 personas para protestar por el transporte

El convoy partió el viernes de la planta de procesamiento de La Hague (Francia), pero antes de entrar en Alemania fue preciso desprender a tres activistas que se habían adherido a las vías con cemento. En Dannenberg se habían concentrado unas 16.000 personas para protestar por el transporte, la mayor movilización antinuclear en Alemania desde 2001.
Tras entrar ayer en el estado de Baja Sajonia, donde se encuentra Gorleben, la policía realizó varias cargas contra centenares de activistas apostados sobre las vías, a lo que siguieron nuevos disturbios por los bosques adyacentes.

El convoy transporta 17 toneladas de residuos vitrificados y herméticamente protegidos en los contenedores del tipo TN-85 de hasta un total de cien toneladas. Se trata del primer transporte en dos años y la policía preparó un dispositivo de 16.000 agentes para proteger el convoy. En el pasado, estos transportes generaron ya grandes movilizaciones y batallas campales contra la policía. El propósito de la canciller alemana, Angela Merkel, de revisar el plan de cierre de las plantas nucleares acordado por su predecesor, el socialdemócrata Gerhard Schröder, ha revitalizado las protestas.

A ello se unen las sucesivas averías registradas en otro depósito nuclear, en Asse, asimismo catalogado de provisional como Gorleben, sin que hasta ahora se haya decidido la ubicación de un futuro cementerio definitivo de sus residuos nucleares acumulados.