Público
Público

La policía alemana ofrece 100.000 euros de recompensa por el sospechoso en el atentado de Berlín

Se trata de Anis A., un tunecino nacido en 1992. Su nombre ha aparecido en un documento hallado en la cabina del camión.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:

Fotografía facilitada por la Policía alemana que muestra al joven tunecino Anis Amri, de 24 años en búsqueda por su posible implicación en el atentado cometido el lunes en Berlín. EFE

MADRID. - La Fiscalía Federal alemana y la Policía han pedido este miércoles la colaboración de los ciudadanos para detener al joven tunecino Anis Amri, de 24 años, por su posible implicación en el atentado cometido el lunes en Berlín y han ofrecido una recompensa de hasta 100.000 euros.

"Si ven a la persona buscada, avisen a la policía. No se pongan en peligro, ya que puede ser peligroso y estar armado", han subrayado en un comunicado la Fiscalía y la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA) después de haberse emitido la pasada medianoche una orden europea de detención.

Según la descripción facilitada por las autoridades, Anis Amri mide 1,78 metros y pesa cerca de 75 kilos, tiene el pelo negro y los ojos marrones y presenta alguna marca en el cuello y en la nariz. Las dos fotografías difundidas, que serán incluidas en los carteles que se repartirán por todo el país, son bastante diferentes.

El joven es buscado por todos los cuerpos policiales de Alemania y la Fiscalía y la BKA piden cualquier tipo de pista, tanto sobre dónde puede encontrarse en estos momentos el sospechoso como sobre sus lugares en los que se movía en el pasado.

"Las pistas que conduzcan a la detención del acusado serán recompensadas con hasta 100.000 euros", se destaca en el comunicado, que incluye un número de teléfono y una dirección de correo electrónico para recibir información y garantiza confidencialidad si es necesario.

Según el periódico "Süddeutsche Zeitung" y las emisoras NDR y WDR, el hombre se encontraba desaparecido desde septiembre y estaba calificado como peligroso en las bases de datos de las fuerzas de seguridad. Fuentes de la investigación citadas por estos medios le atribuyen contactos con la red de un islamista detenido recientemente en Alemania, Abu Walaa.

El documento encontrado en la cabina del camión está expedido en el distrito de Kleve del estado federado de Renania del Norte-Westfalia (oeste del país), según el "Allgemeine Zeitung" de Maguncia, que señala que el sospechoso tenía documentos con diferentes nombres y fechas de nacimiento.

De forma paralela, las fuerzas de seguridad alemanas han detenido a varias personas en relación al ataque que reivindicó ayer el Estado Islámico (EI), aunque la policía no cree que ninguna sea el atacante, informó el "Allgemeine Zeitung" y la radio pública de Hesse.

Por su parte, la radio pública regional de Baviera informó, de forma coincidente, de que las fuerzas de seguridad están indagando en "círculos salafistas" del oeste de Alemania, donde se encuentra situado el estado federado de Renania del Norte-Westfalia.

Además, la radio pública regional de Berlín "rbb" indicó que la policía cree que el atacante pudo resultar herido durante la pelea que tuvo lugar en la cabina del camión entre él y el chófer polaco, quien murió de un tiro tras el ataque.

Los investigadores han hallado restos de ADN en la cabina del camión que apunta en esta dirección y las fuerzas de seguridad están contactando desde hace horas con centros hospitalarios de Berlín y Brandeburgo, el estado federado que rodea a la capital, en busca de sospechosos.La policía alemana ha dejado en libertad, pocas horas después de ser detenido, al segundo sospechoso del ataque del pasado lunes en un mercadillo de Berlín en el que murieron 12 personas y 48 resultaron heridas.

Más de 500 pistas

La Policía de Berlín trabaja sobre las más de 500 pistas que ha recibido respecto al atentado del lunes, después de constatar que los últimos sospechosos detenidos no están relacionados con los hechos.

Este martes por la tarde, horas antes de que el grupo terrorista Estado Islámico reivindicara que un "soldado del califato" estaba detrás del atentado, la Policía puso en libertad al ciudadano de Pakistán, demandante de asilo, al que se había detenido en los alrededores del lugar de los hechos el lunes.

Al parecer, según informa 'Der Spiegel', el testigo que siguió al conductor del camión hacia el Tiergarten tras el atropello masivo y llamó por teléfono a la Policía para alertar, le perdió de vista en un momento dado, por lo que el arresto del sospechoso se produjo en base a la descripción ofrecida por éste. Inicialmente, se había dicho que el testigo siguió en todo momento al presunto conductor.

La Policía ha vuelto ahora al punto de partida, por lo que, consciente de que cuanto más tiempo pase más difícil podría ser localizar al autor, ha intensificado su búsqueda y está analizando todas y cada una de las pistas recibidas, así como los restos de ADN y las huellas dactilares en la escena del crimen.

Por lo pronto, las medidas de seguridad en la capital se han reforzado y, según adelantaron ayer las autoridades de Berlín, habrá agentes con ametralladoras y chalecos por las calles.

Entretanto, la otra gran incógnita que rodea al atentado es qué ocurrió con el conductor original del camión, un ciudadano polaco cuyo cadáver apareció tras el atropello en el asiento del copiloto. Inicialmente, los medios alemanes habían informado de que éste presentaba una herida de bala realizada con un arma que, según las autoridades, no ha aparecido.

Sin embargo, el diario 'Bild' ha informado este miércoles de que el hombre, primo del propietario de la empresa polaca a la que pertenecía el camión, estaba vivo cuando se produjo el ataque y al parecer habría mantenido una pelea con el autor del mismo, quien presuntamente le habría disparado tras cometer el atentado.

Según la versión que ofrece el diario, el conductor polaco trató de evitar la masacre y forcejeó con el autor, quien le habría secuestrado previamente. Entonces, el agresor le apuñaló varias veces y posteriormente, una vez cometido el atropello, le disparó.

El alcalde de Berlín pide estar alerta, pero sin miedo

El alcalde-gobernador de Berlín, Michael Müller, ha llamado a estar "alerta" pero sin miedo tras el atentado del lunes. En una entrevista en la televisión pública "ZDF", Müller aseguró que "es correcto" estar "alerta" y "atentos" ya que la ciudad se encuentra en una "tensa situación" después del ataque, porque aún no se ha conseguido detener a su autor o autores.

Tras la puesta en libertad de los únicos arrestados hasta el momento, las fuerzas de seguridad han reconocido que el o los atacantes siguen en libertad y podrían estar armados. Por eso, reconoce el alcalde, es normal que se haya reforzado la presencia policial de forma "evidente" en los "correspondientes puntos" y se han tomado medidas para poder dar rápidamente con el agresor.

Pero, en su opinión, la alerta no debe llevar al miedo: "No se debe tener miedo. Sería ahora fatal si la gente se encerrase en casa y no saliese más". El político socialdemócrata, que gobierna en Berlín con el apoyo de un tripartito de izquierdas recién formado, advirtió en contra de usar el atentado para fines partidistas.

"Lo que ahora oímos desde Baviera es en esta situación realmente indecente", aseguró Müller en relación a las palabras del presidente de la Unión Socialcristiana (CSU) y de estado federado de Baviera, Horst Seehofer, que ayer pidió una revisión de "la política de migración y seguridad en su conjunto".