Publicado:  20.02.2011 00:00 | Actualizado:  20.02.2011 00:00

La Policía argelina disuelve a palos una nueva protesta

Una decena de personas resultan heridas. Un diputado opositor está en coma después de ser apaleado por los agentes

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La tentativa de ocupar la plaza del Primero de Mayo de Argel por manifestantes prodemocráticos fue frustrada ayer a bastonazos por centenares de agentes antidisturbios. La Policía tomó desde primera hora la céntrica plaza, donde debía arrancar la manifestación convocada por la Coordinadora Nacional por la Democracia y el Cambio (CNDC), y acordonó las calles adyacentes, reprimiendo cualquier intento de formar siquiera una concentración.

Una semana después de la primera protesta inspirada en las revueltas de Túnez y Egipto, los antidisturbios volvieron a empujar y cargar contra los manifestantes cada vez que estos permanecían durante unos minutos parados en alguna zona. Los fueron dividiendo en grupos cada vez más pequeños hasta que consiguieron disolver la protesta.

"Estamos hartos de este poder" y "abajo la opresión", gritaban los jóvenes

Los opositores, en su mayoría jóvenes y estudiantes, pero también trabajadores de diferentes sectores, abogados y militantes de derechos humanos, desafiaron la prohibición de tomar las calles de la capital argelina y gritaron consignas como "estamos hartos de este poder" y "abajo la opresión". Cuando la Policía empleó la violencia contra ellos, algunos se dirigieron a los medios de comunicación occidentales que cubrían la protesta: "Mirad, nos impiden movernos. ¿Es esta la apertura anunciada por [el presidente, Abdelaziz] Buteflika?".

Según fuentes de la CNCD, al menos diez personas resultaron heridas por las cargas policiales, entre ellas dos de gravedad: un ciudadano y el diputado de la opositora Reagru-pación por la Cultura y la Democracia (RCD) Tahar Besbes. El diario digital Tout sur l'Algérie, aseguró ayer que Besbes se encuentra en coma.

"Un agente de Policía le dio un golpe en el estómago que le hizo caer al suelo y perder el conocimiento tras golpearse la cabeza", afirmó a Efe el portavoz del RCD, Mohcen Belabés. Los policías impidieron durante varios minutos que Besbes pudiese ser socorrido y evacuado al hospital Mustafá Bacha, aseguró el portavoz.

"¿Esta es la apertura anunciada por Buteflika?", decía un argelino

Además, al menos tres personas han sido arrestadas, declaró a la cadena Al Yazira el bloguero Elias Filali.

Entre los manifestantes estuvo también, zarandeado y vapuleado pero firme en su determinación a sus 91 años, la figura más apreciada y popular de la CNDC: el presidente de honor de la Liga Argelina de Defensa de los Derechos Humanos, Ali Yahia Abdenur.

Este infatigable abogado y combatiente por los derechos civiles se ha convertido en el símbolo y la voz más respetada de la contestación en Argelia, donde los líderes de los partidos opositores están considerablemente desprestigiados.

"Hay miles de policías que han impedido a los jóvenes de los barrios de Argel acceder a la plaza, en todas las ciudades del país se ha dejado a la gente partir en automóvil hacia la capital, pero se apuntó su matrícula y se les detuvo a 40 kilómetros de Argel", declaró a Efe Abdenur. También se anularon los trenes de cercanías.

Asediado por los adolescentes partidarios del régimen, Abdenur consideró que la "movilización del pueblo, y sobre todo de la juventud, será impresionante cuando los argelinos puedan venir a manifestarse pacíficamente sin tener que ser apaleados y sin miedo".

Occidente cierra los ojos ante las violaciones de derechos humanos

Abdenur, como los demás manifestantes, mostró su determinación de repetir la marcha prodemocrática cada sábado. "Seguiremos nuestras protestas hasta que este estado de sitio [el estado de excepción en Argelia está vigente desde 1992] se levante y los jóvenes desciendan a la calle, la juventud será el futuro del país o será la explosión ciega que vendrá", advirtió.

Y recalcó que el pueblo argelino "necesita canales para expresarse" porque es un pueblo "desgraciado, que no tiene libertad, ni trabajo, que se encuentra menospreciado y aplastado".

Decenas de madres y familiares de desaparecidos durante la década de los noventa se sumaron también a las protestas en torno a la plaza del Primero de Mayo portando grandes fotos de sus hijos o hermanos y reclamando información sobre ellos.

En cambio, el líder del RCD, Saïd Sadi, estuvo ausente. El robo de su pasaporte en París le impidió subirse a un avión para asistir a la protesta, dijo Sadi en un comunicado colgado en la página web del partido opositor.

Los manifestantes han sido apoyados públicamente por uno de los fundadores de la Argelia independiente, Abdelhamid Mehri. Hace unos días, Mehri instó a Buteflika a realizar cambios radicales. "Las voces que piden un cambio pacífico del sistema son muy numerosas. El cambio no se puede posponer más", escribió Mehri en una carta a Buteflika.

Igual que ocurre en Libia, las ingentes reservas de petróleo y gas argelinas han favorecido que Occidente cierre los ojos ante las violaciones de derechos humanos y la falta de libertades democráticas en Argelia. También ante el sospechoso 90,24 % de apoyo popular que oficialmente obtuvo Abdelaziz Buteflika en las últimas elecciones presidenciales en el país magrebí, en abril de 2009.

PUBLICIDAD

Comentarios