Público
Público

La policía británica "conocía" a los autores del asesinato del soldado

Las fuerzas de seguridad detienen a dos personas más aparte de los agresores. El militar asesinado había servido en Afganistán. Tenía 25 años y era padre de un niño

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los servicios de seguridad británicos 'conocían' a los dos sospechosos del asesinato de un soldado este miércoles en el barrio londinense de Woolwich a plena luz del día frente a la atónita mirada de los viandantes, aseguró este jueves la cadena pública BBC.

Los dos hombres, que aparecen en el vídeo grabado por un transeúnte y en el que justificaban el ataque en nombre del islam, se encuentran arrestados desde el miércoles y bajo vigilancia policial en diferentes hospitales de Londres, donde ingresaron tras recibir disparos de los agentes. Sus estados son estables y no corre peligro sus vidas. Este jueves, la policía británica ha detenido a dos personas como sospechosos de conspirar para cometer el asesinato. Se trata de un hombre y una mujer, ambos de 29 años, que están siendo interrogados en una comisaría al sur de Londres.

Según ha declarado una fuente policial, estos últimos arrestados no son familiares de los sospechosos del asesinato. 'Esta es una investigación grande, compleja y de rápida evolución', explicó la policía de Londres en un comunicado. 'Los agentes siguen varias líneas de investigación, que está progresando adecuadamente'. Asimismo, la policía ha registrado seis casas: tres en Greenwich, al sur de Londres, uno en Romford, al este, otra al norte de la capital británica, y una última en Lincoln, en el centro de Inglaterra.

La Policía británica registra seis casas: cinco en Londres y otra en Lincoln

El Ministerio de Defensa ha identificado al militar fallecido como Lee Rigby, de 25 años, natural de Manchester (norte de Inglaterra) y padre de un hijo. Pertenecía al Segundo Batallón del Regimiento Real de Carabineros y había servido en misiones en Afganistán, donde el Ejército británico combate a los talibanes.

Sus supuestos asesinos serían británicos de origen nigeriano y el nombre de uno de ellos, según la BBC, es Michael Adebolajo, de 28 años y convertido al islam. Fuentes gubernamentales citadas por la cadena pública, han reconocido que ambos habían sido investigados hace años y que uno de ellos fue interceptado el pasado año cuando abandonaba el Reino Unido.

Las autoridades británicas han abierto dos investigaciones para aclarar el ataque, una dirigida por la Policía y centrada en el asesinato y otra comandada por una unidad especializada en lucha contra el terrorismo de la Policía Metropolitana, el SO15, con el apoyo del Servicio de Inteligencia Interior (MI5).

Uno de los supuestos agresores fue interceptado el año pasado cuando intentaba salir de Reino Unido

Durante su intervención, el primer ministro, David Cameron, no quiso dar detalles de las investigaciones. El jefe del Ejecutivo regresó anoche de París de forma precipitada al ser informado del ataque y presidió esta mañana una reunión del llamado comité de emergencias Cobra, con varios ministros, jefes de policía y el servicio de contraespionaje británico MI5, para analizar el suceso.

En su declaración a los medios, Cameron subrayó que 'nada en el Islam justifica' el asesinato del soldado, que calificó de 'traición al Islam' , y dijo que la responsabilidad es exclusiva de los autores, en un claro intento por salvaguardar a la comunidad musulmana de posibles represalias. Dos personas fueron detenidas anoche por intentar atacar dos mezquitas en Inglaterra, al tiempo que el grupo de extrema derecha English Defense League (EDL) protagonizó altercados al manifestarse contra la fe musulmana en Woolwich.

Al otro lado del Atlántico, el presidente de EEUU, Barack Obama, condenó 'en los términos más enérgicos' el 'atroz' asesinato y dijo que su país se mantiene unido al Reino Unido 'contra el extremismo violento y el terror'. 'No puede haber absolutamente ninguna justificación para tales actos', subrayó Obama en un comunicado divulgado por la Casa Blanca.