Publicado: 19.11.2015 12:09 |Actualizado: 20.11.2015 10:08

La Policía belga detiene a nueve personas en una segunda oleada de redadas en Bruselas

La mayoría de las operaciones han sido dirigidas hacia el entorno de Bilal Hafdi, otro de los terroristas identificados que se inmoló en la capital gala.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Inspectores de policía abandonan una residencia del distrito de Molenbeek en Bruselas.- EFE

Inspectores de policía abandonan una residencia del distrito de Molenbeek en Bruselas.- EFE

BRUSELAS.- Las fuerzas de seguridad belgas han efectuado ocho registros en viviendas de la región de Bruselas, en el marco de los operativos antiterroristas desplegados tras los atentados de París, informó este jueves la Fiscalía federal.

Dos de los registros llevados a cabo, en Laeken, un barrio residencial en el noroeste de Bruselas, y en Jette, están relacionados directamente con la investigación de los atentados el pasado viernes en París. Hasta el momento han sido detenidas nueve personas en el operativo, según la Agencia Belga.

Los otros seis registros, que han tenido lugar en Bruselas centro, Jette, Uccle y Molenbeek se realizaron en viviendas de amigos y familiares de uno de los kamikazes suicidas, Bilal Hadfi.



La operación en el entorno de Hadfi, un francés de 20 años que vivía en Bélgica, uno de los suicidas del Estadio de Francia, no tiene un vínculo directo con los atentados, especificó la Fiscalía, dado que se enmarca en una investigación judicial iniciada a principios de 2015, después de que el joven partiese a Siria.

Combatió en Siria para el Estado Islámico y era conocido por el Órgano de Coordinación para el Análisis de las Amenazas, dado que figuraba en una lista de 800 nombres fichados por sus vínculos con ese país, recordó la cadena de televisión RTBF.

De acuerdo con las autoridades belgas, estos registros estaban previstos desde hace cierto tiempo y por ello no tienen que ver con la investigación de los atentados de París y la búsqueda de Salah Abdeslam, pero la Fiscalía ha "aprovechado ahora la ocasión para, de alguna manera, cerrar puertas" en ese caso.

La policía busca a Abdeslam, nacido en Bruselas, desde el pasado sábado por la mañana, horas después de la cadena de atentados. Abdeslam alquiló el Volkswagen Polo con el que los asaltantes de la sala de conciertos Bataclan llegaron hasta allí para cometer la masacre en la que murieron 89 personas.

Bélgica aumenta en 400 millones el gasto en seguridad

El primer ministro belga, Charles Michel, ha anunciado este jueves nuevas medidas para luchar mejor contra la amenaza terrorista, incluido un aumento del gasto en seguridad de 400 millones, al tiempo que ha rechazado las críticas a los servicios de seguridad del país tras conocerse que los atentados del viernes en París se prepararon al menos en parte en Bruselas.

"No acepto las críticas dirigidas a denigrar nuestros servicios de seguridad, que hacen un trabajo difícil y tenaz", ha dicho Michel en una comparecencia muy aplaudida ante el Parlamento federal. El primer ministro ha querido también "agradecer el valor y la movilización" de la Policía e investigadores.

Michel ha avisado, además, de que "probablemente habrá otros atentados, otras tragedias", pero ha asegurado que pese a ello Bélgica "no cederá, ni al pánico, ni a las fracturas entre nosotros, ni al espíritu de venganza". "Vamos a reaccionar con dignidad, con voluntad implacable", ha remachado.

Michel ha presentado un paquete de 18 medidas durante su comparecencia ante el Parlamento, incluida un incremento en el presupuesto para seguridad en 2016, lo que elevará el total a 1.400 millones de euros.

Otra de las novedades que impulsará el Gobierno a raíz de los atentados de París es el desarrollo de un "plan de prevención y represión" para el distrito de Molenbeek-Saint-Jean, en el que nacieron y crecieron al menos dos de los yihadistas de París (los hermanos Abdeslam, uno de ellos muerto y el otro en fuga).

El barrio de Molenbeek, en el oeste de Bruselas y próximo al centro histórico de la capital, es considerado foco del extremismo en Bélgica y ha sido relacionado con la preparación de otros atentados, como el ataque en enero a la revista satírica 'Charlie Hebdo' en París y el atentado frustrado este agosto en un tren de alta velocidad en Bruselas.

También se reformará la Constitución para elevar de 24 a 72 horas el máximo legal en que se podrá tener en custodia a un sospechoso de terrorismo y se pondrá fin al límite que establece que no se pueden realizar redadas entre las 21:00 horas y las 05:00 horas, para que pueda haber operaciones policiales en todo momento.

El Gobierno ya había avisado del despliegue de 520 militares en las calles del país para ayudar a la Policía en las tareas de vigilancia tras elevar de 2 a 3 el nivel de alerta (de un máximo de 4), y ha introducido controles sistemáticos en la frontera desde los atentados.