Publicado: 21.07.2016 13:22 |Actualizado: 22.07.2016 11:22

La Policía dispara a un terapeuta negro que atendía a una persona con autismo en Miami

El hombre fue herido de bala por un agente al intentar impedir que abriese fuego contra uno de sus pacientes al confundir los agentes el camión de juguete que portaba con una pistola.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:
Captura del vídeo que muestra el momento en que el terapeuta se encuentra tumbado en el asfalto con las manos en alto frente a la Policía junto a su paciente con autismo

Captura del vídeo que muestra el momento en que el terapeuta se encuentra tumbado en el asfalto con las manos en alto frente a la Policía junto a su paciente con autismo

NORTH MIAMI.- La Policía ha disparado a un individuo desarmado de raza negra en la ciudad estadounidense de North Miami, lo que supone un nuevo caso brutalidad policial en EEUU. Este miércoles se ha difundido un vídeo que muestra a un individuo negro tumbado sobre el asfalto y con las manos en alto rogando a dos agentes que no le disparasen. Esta persona fue herida de bala por uno de los agentes, pese a sus esfuerzos para tratar de mostrar que se encontraba desarmado y de que no suponía ninguna amenaza.

El afectado es Charles Kinsey, un terapeuta que trabaja con gente con discapacidad. Ha desvelado que la policía le disparó mientras trataba de ayudar a un paciente con autismo, informa WVSN.



La Policía ha explicado que recibió una llamada que alertaba de que había una persona caminando por los alrededores con una pistola y que amenazaba con suicidarse. Kinsey, ha aclarado que se trataba de un paciente suyo que se había escapado de la residencia para discapacitados donde trabaja, y ha alegado que la supuesta pistola era en realidad “un camión de juguete”. “Un juguete que era evidente para la Policía de que no se trataba de ningún arma” ha precisado a WSVN.

El vídeo refleja cómo Kinsey está tumbado en el asfalto junto a su paciente con autismo, con las manos en alto y tratando de razonar con las autoridades para que comprendieran que sus armas “no eran necesarias”. “Me acerqué al paciente y me tumbé junto a él para impedir que le disparasen” ha contado a los medios locales.

La situación se prolongó durante unos minutos antes de que uno de los agentes le disparara. “Estaba tumbado en la acera, desarmado, y cuando él me disparó, me sorprendí”, ha precisado Kinsey. “Fue como si un mosquito me picara. Tenía las manos en alto implorando que no me disparase. Pero aún así lo hizo” El terapeuta revela que preguntó al agente por qué le disparó y que sus únicas palabras fueron: “no lo sé”.

Kinsey ha matizado que estaba más preocupado por su paciente que por él ya que creía que “siempre y cuando tuviese las manos en alto, no me dispararían”. “Eso creía, creía que nunca abrirían fuego contra mí. Pero, estaba equivocado” ha manifestado a los medios locales.

El terapeuta recibió el impacto de bala en una pierna. Tras el suceso, la policía le redujo y le puso esposas y cuenta que lo que más le indigna de la situación es la reacción de los agentes tras dispararle. “Me dieron la vuelta, me pusieron la cara en el suelo y me maniataron con las esposas estando herido” ha apostillado. Además, el afectado ha revelado que temió por su vida: “estuve más de 20 minutos esperando a que llegase la ambulancia mientras no paraba de sangrar, tenía miedo de que me pudiese morir”.

Asimismo, WSVN informa de que diversas organizaciones sociales de la localidad llamaron al departamento de Policía para pedir explicaciones sobre el suceso y para tratar de averiguar si iban a presentar cargos contra el oficial responsable de los disparos, sin obtener respuesta.

El medio local también notifica que el abogado de Kensey considera que los Policías no pueden justificar “de ninguna manera haber disparado contra una persona desarmada con las manos en alto”. Por su parte, la Policía no ha revelado el nombre del agente que realizó los disparos ni detalle alguno sobre la investigación, cuenta WSVN.