Publicado: 25.12.2013 18:54 |Actualizado: 25.12.2013 18:54

La policía egipcia detiene a más de 60 islamistas en varias redadas

El Gobierno, controlado por los militares, acusa a Hermanos Musulmanes del atentado contra una sede policial en Mansura que causó 13 muertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las fuerzas de seguridad egipcias detuvieron este miércoles a 65 miembros y partidarios de los Hermanos Musulmanes en redadas lanzada en varias zonas del país, informó la agencia estatal de noticias Mena.

Un total de 42 personas fueron arrestadas en las localidades de Tanta, Qatur, Al Mahala y Zafta, en la provincia de Al Garbiya, en el delta del río Nilo. Todas ellas, entre las que hay dos imanes de mezquitas locales, están acusadas de causar disturbios e incitar a la violencia. Los servicios de seguridad detuvieron también a once miembros de la cofradía en la ciudades de Qena y Nagaa Hamadi, en la provincia de Qena, en el sur del país, por incitar a la violencia y distribuir folletos que instan a boicotear el referéndum constitucional convocado para el 14 y 15 de enero.

Otros once integrantes de los Hermanos fueron detenidos en la provincia meridional de Asuán por esos mismos cargos y por cortar carreteras. Asimismo, la agencia egipcia informó de que el hijo del viceguía de los Hermanos Musulmanes Gomaa Amin Mustafa y el exdiputado del Partido Libertad y Justicia (PLJ, brazo político de la cofradía) fueron arrestados en la ciudad septentrional de Alejandría.

Por otra parte, la fuente señaló que el que fuera primer ministro del destituido presidente Mohamed Mursi, Hisham Qandil, detenido ayer martes, ingresó en la cárcel de Tora, donde se encuentran cientos de dirigentes y miembros de los Hermanos Musulmanes. Según un comunicado del Ministerio de Interior, Qandil fue arrestado en aplicación de un fallo judicial, "junto a un contrabandista cuando intentaba escapar a Sudán". En la misma prisión de Tora, unos 450 seguidores y miembros de la Hermandad se declararon en huelga de hambre esta semana en protesta por las condiciones de su detención.

Tras la destitución de Mursi el pasado 3 de julio, la policía egipcia ha practicado detenciones masivas contra los dirigentes y seguidores de los Hermanos Musulmanes. Hoy, el Gobierno egipcio, controlado por los militares, declaró a la organización a la que pertenecía Mursi como "grupo terrorista", después de que ayer un atentado suicida causara trece muertos frente a una sede policial en la ciudad de Mansura, en el delta del Nilo.