Público
Público

La Policía espió a la novia del líder del PS francés Hollande

Tenían la misión de "establecer una ficha biográfica rebuscada" de la mujer, incluyendo en dicha ficha "su red de relaciones"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Policías de la inteligencia francesa recibieron orden de investigar a una periodista, Valérie Trierweiler, que es compañera sentimental de François Hollande, uno de los principales candidatos a la nominación socialista para la batalla presidencial de 2012. La revelación, anunciada ayer por el semanario L'Express, provocó una onda de choque en la política francesa, ya en aguas turbias desde hace semanas por numerosos escándalos que implican a altos funcionarios policiales y al hombre de confianza de Nicolas Sarkozy: el ministro de Interior Claude Guéant.

L'Express, que publicará la totalidad de su investigación hoy, reveló algunos elementos en su web. La redacción de sensibilidad centroderechista obtuvo de 'fuentes policiales concordantes' la confidencia de que agentes de la Dirección de Inteligencia Interior, destacados en la Prefectura de París, 'recibieron la orden de investigar' a la periodista a primeros de año. Los funcionarios, 'seleccionados con discernimiento', tenían la misión de 'establecer una ficha biográfica rebuscada' de la mujer, incluyendo en dicha ficha 'su red de relaciones'.

La Prefectura de Policía de París desmintió a varios medios que exista 'una nota con cualquier demanda de investigación' y aseguró que 'Inteligencia no interviene de ninguna manera en los dominios políticos y privados', frase irrisoria ante las evidentes relaciones entre prensa y policías de la inteligencia interior.

Hollande, al que varios sondeos dan por ganador de las primarias socialistas, reaccionó de inmediato. 'Si se confirmara, sería extremadamente grave y querría decir que el marco legal no ha sido respetado', afirmó el presidente de la Diputación Provincial de Corrèze. El candidato reclamó que el ministro de Interior 'responda motu proprio a esta sospecha' y proporcione 'todos los elementos de transparencia'. Como le llueve sobre mojado en el tema de espionaje a la prensa, el ministro Guéant replicó: 'Si esto llegara a demostrarse, yo también estaría indignado. Pero bueno, no está en absoluto demostrado'.

La posición de Guéant está debilitada por una realidad técnica. En otro escándalo de espionaje a la prensa que ya está en manos de un juez, el perpetrado contra Le Monde para descubrir sus fuentes en el reciente caso Bettencourt, el magistrado ya ha demostrado que hubo espionaje no autorizado de las llamadas telefónicas de un periodista.