Publicado: 29.02.2016 14:15 |Actualizado: 29.02.2016 14:22

La Policía de Macedonia usa gases lacrimógenos contra refugiados,
entre ellos también niños

Los agentes, que también emplearon bombas aturdidoras, repelieron así el intento de entrada al país de cientos de personas procedentes de Grecia.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Una mujer trata de sacar a sus hijos de la zona donde la Policía macedonia ha dispersado los gases lacrimógenos. - AFP

Una mujer trata de sacar a sus hijos de la zona donde la Policía macedonia ha dispersado los gases lacrimógenos. - AFP

MADRID.- La Policía de Macedonia ha usado gases lacrimógenos y bombas aturdidoras contra cientos de personas, entre los que también había niños, que trataban de entrar en el país atravesando la frontera desde Grecia. Los inmigrantes habían echado abajo una puerta metálica en medio de la creciente frustración por las restricciones impuestas por los países balcánicos. Asimismo, en señal de protesta, un grupo se había tumbado en las vías del tren para exigir su entrada en el país. Ellos también fueron rociados por los gases.

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha confirmado a través de Twitter el uso de gases lacrimógenos por parte de la Policía macedonia y ha informado de que sus equipos médicos en Idomeni, del lado griego de la frontera, han tratado a quince personas, incluidos nueve niños, por problemas respiratorios y a otras siete, incluidos tres menores, por heridas provocadas por las vallas. En su último mensaje en la red social, la ONG pedía ayuda para hacer frente a la situación: "Equipos médicos MSF desbordados. Muchas personas esperan atención por exposición a gases lacrimógenos".



La situación en la frontera entre Grecia y Macedonia continúa empeorando y en estos momentos hay unas 8.000 personas atrapadas, la mayoría sirios e iraquíes, esperando en el puesto fronterizo de Idomeni (zona griega) poder cruzar hacia la Antigua República Yugoslava de Macedonia, que tan solo permite el paso varias horas al día.

Previamente a la intervención de la Policía macedonia se había producido una aglomeración a lo largo de la frontera, después de que circularan rumores de que las autoridades macedonias habían abierto el paso tras mantenerla cerrada durante horas. La multitud congregada en la alambrada con concertinas procedió a usar una pesada barra metálica para derribar la puerta excavando bajo la barrera y usando la fuerza para empujar arriba y abado. Al menos dos personas se desmayaron durante el apelotonamiento y el consiguiente uso de gases lacrimógenos, según las imágenes tomadas por las cámaras de televisión de la agencia Reuters.

Unos 20.000 refugiados e inmigrantes han quedado atrapados en Grecia en la última semana debido a las restricciones impuestas en sus fronteras por los países de la ruta de los Balcanes hacia el norte de Europa. Macedonia cerró de nuevo anoche la frontera a los refugiados procedentes de Grecia, después de que las autoridades de Skopje dijeran que habían sido informadas de que los países del norte de la ruta balcánica habían limitado el número de cruces hasta las 580 personas al día.

Según las autoridades macedonias, citadas por la agencia local MTI, este lunes solo había unos 30 inmigrantes en el centro de recepción y tránsit de Gevgelija, en la frontera con Grecia, después de que unos 500 refugiados de Siria e Irak habían sido trasladados esta mañana hacia la frontera norte del país.