Público
Público

La Policía marroquí mata a tiros a un joven saharaui

La familia denuncia que le dispararon a bocajarro en la cabeza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El miércoles salió de casa para ver un partido de la Copa del Rey y nunca regresó. Se llamaba Said Sidahmed, iba a cumplir 27 años el 1 de enero y, según relató su familia, murió este jueves completamente solo en un hospital de El Aaiún tras pasar 24 horas en coma, con una bala metida en el cerebro. Para su familia y las asociaciones saharauis es un 'mártir' de su causa, cuya muerte relacionan con la presencia de algunos miembros de su familia en el Campamento Dignidad, desalojado por las fuerzas de seguridad marroquíes el 8 de noviembre.

Lehbib y Jamila Sidahmed, dos de los hermanos del joven, explicaron en Lanzarote que Said falleció a causa de dos disparos en la frente, a quemarropa, efectuados por un agente de la policía marroquí al que acusan de haber acabado con la vida de un joven responsable, el menor de nueve hermanos, educado y nada pendenciero. Licenciado en Económicas, trabajaba en el Ayuntamiento de El Aaiún y acababa de terminar un master. Público intentó sin éxito, y en sucesivas ocasiones, contactar con Mohamed Yadali, responsable de prensa de la wilaya (gobierno civil) de El Aaiún, para conocer la versión de las autoridades marroquíes sobre la muerte del joven.

'Lo que más nos duele es que ahora querrán decir que estaba metido en problemas. Marruecos va a por los jóvenes educados que son una esperanza para el Sáhara', se lamentaron sus hermanos.

Lehbib y Jamila relataron que todo ocurrió en la madrugada del miércoles, a las dos y media de la mañana. Tras el partido de fútbol, Said se había quedado un rato con un amigo. El joven salía solo de un cibercafé próximo a su casa cuando dos agentes de la policía lo interceptaron. 'Le pidieron la documentación, pero él no la llevaba consigo. Entonces comenzó una discusión y le dispararon'. A bocajarro. Entre los ojos. 'No era activista ni estaba metido en nada, el único problema es que iba sin identificación; en realidad esto le ha ocurrido simplemente por ser saharaui'.

Los allegados de Said relacionan el asesinato con la participación de algunos de sus familiares en el campamento desmantelado en noviembre. Por este mismo motivo, uno de sus hermanos permanece escondido de las autoridades desde entonces. 'En [el campamento de] Gdem Izik incluso nos quemaron el coche y nos obligaron a firmar una denuncia por robo, como si hubiese desaparecido'.

Los padres de Said, que permanecen en El Aaiún, tratan en estos momentos de que se les permita ver el cadáver del joven.

La noche anterior la pasaron acampados ante el hospital Hassan Ben el Mehdi, pero ni siquiera se les dio acceso cuando su hijo ya estaba en coma irreversible, denuncian. A mediodía de este jueves el personal sanitario les comunicó la muerte sin más explicaciones y sin entregarles informe médico alguno.

'Desde el principio intentaron sobornarnos para que no difundiéramos esto. Poco antes de comunicarnos su muerte, presionaron a mi madre para que firmara un documento aceptando que fue un accidente, y a cambio el hospital compraría las medicinas para tratarlo. Por supuesto, no firmó. Es lo de siempre: hacer que aquí no ha ocurrido nada', relató el hermano de la víctima.

Algunas asociaciones de defensa de los derechos humanos basadas en el Sáhara Occidental bajo ocupación marroquí anunciaron que están recabando datos para presentar una querella por la muerte de Said en los tribunales marroquíes.