Público
Público

La Policía vuelve a reprimir las protestas en Argelia

Un diputado opositor ha resultado herido grave en los enfrentamientos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un intenso despliegue policial impidió que cientos de personas se manifestaran en el centro de Argel. Los asistentes  fueron convocados por la Coordinadora Nacional por la Democracia y el Cambio (CNDC) en demanda de la democratización del régimen argelino.

Centenares de agentes policiales y antidisturbios tomaron desde primeras horas de la mañana la plaza del Primero de Mayo en el centro de la capital, donde debía arrancar la manifestación, y se desplegaron en cordones por las calles adyacentes reprimiendo cualquier intento de formar una concentración.

La presencia y el control policial fueron más intensos que el pasado sábado, cuando unas 3.000 personas se concentraron cerca de la plaza, en la primera gran protesta desde hace años. Los agentes policiales empujaron y cargaron con porras contra los manifestantes cada vez que estos permanecían durante unos minutos parados en alguna zona, dividiéndoles en varios grupos cada vez más pequeños hasta que consiguieron disolver las protestas.

Los asistentes gritaron consignas como 'estamos hartos de este poder', 'abajo la opresión' u otras como 'poder asesino' cuando la policía empleaba la violencia contra ellos.

Los cordones policiales impidieron que otros ciudadanos se sumasen a los grupos aislados pero franquearon, sin embargo, el paso a decenas de adolescentes que intentaron provocar a los congregados, haciendo estallar petardos y gritando consignas a favor del presidente del país, Abdelaziz Buteflika.

Entre todos ellos, zarandeado y vapuleado pero firme en su determinación a sus 91 años, la figura más apreciada y popular de la CNDC: el presidente de honor de la Liga Argelina de Defensa de los Derechos Humanos (LADDH), Ali Yahia Abdenur. Este infatigable abogado y combatiente por los derechos civiles se ha convertido en el símbolo y la voz más respetada de la contestación en Argelia, donde los líderes de los partidos opositores están considerablemente desprestigiados.

'Hay miles de policías que han impedido a los jóvenes de los barrios de Argel acceder a la plaza, en todas las ciudades del país se ha dejado a la gente partir en automóvil hacia la capital, pero se apuntó su matrícula y se les detuvo a 40 kilómetros de Argel', afirmó Abdenur.

Recalcó que el pueblo argelino 'necesita canales para expresarse' porque es un pueblo 'desgraciado, que no tiene libertad, ni trabajo, que se encuentra menospreciado y aplastado'.

La CNCD confirma que al menos diez personas resultaron heridas por las cargas policiales, entre ellas dos de gravedad: un ciudadano y el diputado de la opositora Reagrupación por la Cultura y la Democracia (RCD) Tahar Besbes. 'Un agente policial le dio un golpe en el estómago lo que le hizo caer al suelo y perder el conocimiento tras golpearse la cabeza', afirmó el portavoz del RCD, Mohcen Belabés, que aseguró que los policías impidieron durante varios minutos que Besbes pudiese ser socorrido y evacuado al hospital Mustafá Bacha.

Por su parte, el portavoz del RCD aseguró que 'la presencia policial se dobló respecto al ya impresionante dispositivo del pasado sábado' y denunció que 'decenas de jóvenes pagados por las autoridades han intentado provocar disturbios violentos entre los manifestantes'.